Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Ellas

Agnes Pareyio es una de ellas. Una de esas mujeres que fue mutilada cuando era niña, con tan sólo 7 años, por las tradiciones de la comunidad masái, localizada en Kenia. Ella, como una de tantas mujeres, fue sometida a un rito que para su pueblo simboliza el pasaje de la niñez a la edad adulta. Así, la mutilación genital femenina (MGF) se ha convertido en algo que por desconocimiento, pues se hace con la mejor de las intenciones por parte de la sociedad y de las familias, sigue afectando a multitud de mujeres cada día.

Hoy Agnes se levanta un día más para luchar contra esta práctica. A través de la organización comunitaria Tasaru Ntomonok que lidera en Kenia, realiza campañas de sensibilización y alerta de las consecuencias dañinas que trae consigo la mutilación genital femenina. Gracias a ella, y a la organización, las niñas que escapan de sus aldeas para evitar la mutilación tienen un hogar de acogida que les brinda protección, atención integral y educación. Y, además, se les ofrece ritos de pasaje alternativos en los que las ellas son reconocidas como mujeres sin necesidad de pasar por la vulneración de sus derechos como ser humano, y como mujer.

Agnes Pareyio, mujer masái que lucha contra la MGF

Agnes Pareyio/Biografía

¿Qué es la mutilación genital femenina y dónde se extiende?

La Mutilación Genital Femenina (MGF) comprende todos los procedimientos que consisten en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. Este ritual se suele realizar a niñas entre los 4 y los 14 años. Esto supone que, cada año, 3 millones de niñas y adolescentes sufren esta práctica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la MGF se clasifica en:

  • Clitoridectomía, que consiste en la resección parcial o total del clítoris y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio. Es el tipo de mutilación que más comúnmente se produce.
  • Excisión, es la resección parcial o total del clítoris y de los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores.
  • Infibulación, se basa en el estrechamiento de la abertura vaginal (cosido) para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris. Alrededor de 26 millones de mujeres han sufrido esta práctica, considerada la más cruenta.

Y otros, apartado en el que se engloban todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital. Esto no significa que la mutilación se practique en la misma medida en todos los países en los que se da, ya que la intensidad varía según las áreas geográficas y las etnias, encontrándose, sobretodo, en Tanzania, Kenia, Somalia, Mali, Burkina Faso, entre otros.

Zonas de África donde se practica la Mutilación Genital Femenina

Zonas donde se practica la mutilación genital femenina/Mundo Cooperante

En algunos países, como Tanzania pese a estar ilegalizada, la mutilación genital se sigue realizando en determinadas zonas, como Nanyara y Dodoma, donde se concentran algunas etnias en las que la figura del líder comunitario y la tradición son determinantes para la continuidad de esta práctica.

En Kenia la MGF la sufren un 27% de las mujeres, mientras que entre los másais, comunidad que se asienta en ésta localidad, aumenta hasta un 73%.

La infibulación es la técnica que se aplica en Somalia a la hora de mutilar a las niñas que, sin su consentimiento, son sometidas antes de cumplir los 8 años con el fin de proteger su virginidad. En este país predomina la creencia de que el hecho de “cortar” a las niñas es la manera de que tengan un prestigio en la sociedad y se evite que puedan llegar a acabar prostituyéndose.

Mali, por su parte, está considerada también otra cuna de mutilación, ya que es fronteriza con Senegal y Burkina Faso, países en los que está prohibido por ley circuncidar.

 

Mitos sobre las causas de la mutilación

Aunque no se sabe exactamente cuándo comenzó a hacerse la mutilación genital femenina, se estima que es una práctica de más de 5.000 años. Las causas de esta práctica son variadas y difieren de una región a otra.

El motivo sociológico es uno de los más reconocidos, ya que se identifica la mutilación con la herencia cultural como una forma de integración de la mujer para preservar la cohesión social.

Relacionado con esta misma creencia se encuentra la razón psicosexual, que trata de disminuir el deseo sexual en la mujer con el fin de mantener la virginidad hasta el matrimonio y su posterior fidelidad para con el marido, además de aumentar el placer sexual de éste.

En un segundo nivel se encontrarían las razones higiénica y estética, religiosa, ya que en algunas comunidades se practica la MGF bajo la creencia equivocada de que es exigencia de ciertas religiones, y la falsa creencia de que mejorará la fecundidad de la mujer y con ello la supervivencia infantil.

 

Consecuencias irreversibles

Sin embargo, las consecuencias de ésta práctica suelen ser comunes en todas las mujeres que la sufren. A corto plazo puede provocar dolor intenso, shock traumático, hemorragia, tétanos, infecciones, retención de orina, y, en ocasiones, la muerte.

Y, a largo plazo, pueden encontrarse con quistes, esterilidad, aumento del riesgo de complicaciones del parto y muerte del recién nacido, fístulas obstétricas y traumas psicológicos de por vida.

Muchas mujeres masáis son mutiladas entre los 4 y los 14 años

Las mujeres masáis son mutiladas entre los 4 y 14 años/Dreamstime.com

 

Pulseras para erradicar la MGF

Agnes no es la única de ellas, de estas mujeres, que ahora luchan contra la mutilación genital.

Honorata R. Nasuwa, a través de programas como NAFGEM (Network Against Female Genital Mutilation), trata de erradicar la mutilación en Tanzania  trabajando en áreas de protección y apoyo legal a las víctimas que la sufren a partir de la acogida de niñas en situación de riesgo.

La educación es básica, y la labor clave de estos movimientos de base es sensibilizar a la comunidad del problema que hay a través de diferentes campañas educativas y preventivas, con las que pretenden involucrar también a autoridades y líderes políticos.

Nosotras no hemos podido acercarnos a este problema desde su cuna, pero sí hemos tenido la oportunidad de hablar con Mundo Cooperante, una ONG que lleva años siendo partícipe en la erradicación de la MGF.

Mónica y Ana se levantan cada día con la ilusión de recibir montones de pulseras desde Kenia y Tanzania. Lugares donde residían aquellas mujeres que ahora usan los cuchillos con los que antes mutilaban, para rebelarse contra esta práctica.

Pulseras contra la MGF, echas por mujeres pasáis anteriormente mutiladoras.

Pulseras hechas por mujeres masáis, anteriormente mutiladoras/ Vanesa Pla

“Recibimos las pulseras y las vendemos para poder dar trabajo a estas mujeres que antes cobraban por practicar la mutilación a niñas. Esto es mucho más que un donativo…”, nos cuenta Mónica mientras nos acerca las pulseras para que percibamos su olor a tierra.

 

Be Sociable, Share!

6 Comments

  1. Me parece muy interesante que estos hechos se den a conocer y que se tome conciencia de lo que sufren las mujeres en esos lugares no tan lejanos de donde nosotros vivimos,y que se tomen medidas para erradicar esas prácticas tan inhumanas

  2. Ahhh, que genial chicas me ha encantado 🙂 Si ya de por sí es un tema muuuuuuy interesante del que se desconoce demasiado, la forma de enfocarlo y los vídeos me han molado mucho! Enhorabuenaa, y suerte con la nota 😉

  3. Enhorabuena por el reportaje, y por dar voz a un tema tan relevante como éste. Especialmente interesante la parte que destapáis los mitos, que como yo, muchos creíamos.

  4. Un tema importantisimo y hay que sacar a la luz. Enhorabuena por el reportaje!

  5. Muy buen reportaje chicas, es muy importante darle cobertura a temas tan escabrosos como éste que hacen sufrir a tantas mujeres y contribuyen a denigrarlas y someterlas sistemáticamente al sexo opuesto, dejando de ser tratadas como personas. Acabar con éstas prácticas es el primer paso que éstas mujeres pueden dar hacia su libertad y la garantía de sus derechos,gracias por darles voz.

  6. Me gusta ver como tratáis estos temas por dos motivos por ser sobre vejaciones a mujeres y por ser mujeres pobres en países muy pobres y muy machistas y por lo tanto difícil de erradicar.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *