Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

El camino al circuito de Teatro OFF de Madrid

Cuando los focos se dirigen a los grandes escenarios, la actividad no para en las sombras. El Circuito OFF se trata de producciones teatrales que se alejan de la comercialidad de grandes espectáculos y, muchas veces, sirven como escalón para llegar a lo más alto. Un público que puede conocer desconocidos intérpretes que, en un futuro, podrán formar parte de algo aún mayor. Compañías, obras, actores y actrices nuevos… así nace el talento del mañana.

Ciudades como Nueva York, salas de Off-Broadway y Off-Off-Broadway, en Londres y Caracas son algunas localizaciones fuera de nuestras fronteras que ofrecen oportunidades a los recién llegados al este mercado. Pero Madrid no es una excepción. El Circuito OFF de Madrid está compuesto en primer lugar por el Teatro Lara en Malasaña, le siguen los teatros Luchana en Quevedo y en tercer lugar el teatro Manuela Malasaña, seguidos por el teatro del barrio, las salas Nao y la lista continua.

Taquilla de un Teatro Off en Madrid

Taquilla y entrada del Teatro Luchana, lugar donde se realiza la obra Fragmentos de Teatro I / Carlo Felice Audrines, Fátima García y Rubén Guijarro

 

Teatro emergente en Madrid

Unas de las compañías que protagonizan este teatro emergente en la capital española es la compañía Recabarren. Compuesta por alumnos y exalumnos de la escuela con el mismo nombre, mantiene dos producciones para que el público pueda verlas en dos de las salas más importantes del circuito Off de Madrid: Fragmentos de Teatro I, de Samuel Beckett, dirigida por Aintzane Garreta y La Lección, de Ionesco, dirigida por Eduardo Recabarren.

Esta compañía recién fundada y originada en el teatro de Águila, lleva dos meses estrenando esta obra para el público en la que se dan a conocer nuevas generaciones de profesionales del teatro. Desde su sala experimental en La Latina hasta el teatro, un seguimiento desde que nacen las ideas hasta que la gente puede disfrutar de ellas. Los  que dan la cara y los que trabajan en silencio. Dificultades y recompensas.

Fragmentos de Teatro I

Cartel de la obra Fragmentos de Teatro I, una de las obras actuales de la escuela / Compañía Recabarren

 

Diferencias con lo comercial

Mientras que el teatro OFF consiste en un conjunto de teatros privados que llevan a cabo escenas y propuestas arriesgadas para el público, el teatro ON forma parte del paso posterior, teatros públicos financiados por el gobierno. Ismael González, técnico de luces y sonido de la obra, comenta la diferencia entre trabajar en salas alternativas y salas de circuito OFF: <<Una sala alternativa está pensada para obras más pequeñas que no requieren tantos medios, pero llegar aquí, a una sala de teatro que está pensada para obras de todo tipo, hay muchos más medios, se pueden hacer muchos más efectos y los medios son mejores. Además, trabajas con gente que se dedica a esto, compartes información y aprendes mucho>>.

El reto de las jóvenes compañías consiste en pasar de las salas más alternativas de Madrid, teatros muchos más pequeños e íntimos, a teatros como el Luchana, mucho más grandes y con un público mucho más extenso. El siguiente paso sería entrar en el circuito ON, donde se encuentra el Español, el Teatro de la Comedia o La Zarzuela. Por último, se aspira a ganar un Premio Max, uno de los más importantes de España.

 

La obra Fragmentos de Teatro I, nace en un principio con los estudios de interpretación de la directora Aintzane Garreta. Más tarde, decidió continuar con ella rodándola durante un año por la sección alternativa de Madrid, por ejemplo, en el teatro del Águila, ubicado en la Latina. El camino ha estado lleno de obstáculos, pero la directora ha luchado para conseguir adaptar la obra que, por primera vez, se representa en España. Contiene adaptaciones con segmentos del Quijote para adaptar de una manera más moderna el texto de uno de los autores más importantes del siglo XX.

Actores protagonistas de la obra

La directora y actriz Aintzane Garreta junto a Carlo Felice Audrines en una escena de la obra / Compañía Recabarren

El miedo económico

Con respecto a la economía, el actor Carlo Felice Audrines aseguraba que <<ha sido una lucha, pero la obra está pudiendo cubrir los gastos>>. Garreta comenta que no todo ha sido un camino de rosas ya que en un principio les generaba pánico pensar en la idea de pagar por trabajar en un teatro de tales dimensiones.

Ambos actores de la obra se sorprenden al echar la vista atrás y darse cuenta de lo que han conseguido con una obra de la que no esperaban tanto. <<Típica cosa que deseas, deseas y deseas y una vez que la tienes no te das cuenta de que la tienes porque estás viviéndola en el presente>>, asegura el joven actor.

Be Sociable, Share!

One Comment

  1. Es perfecto e impecable

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *