Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Asexualidad: la identidad invisible

Según la Real Academia Española, asexual significasin sexo, ambiguo, indeterminado” o, la otra opción “dicho de la reproducción: que se verifica sin intervención de gametos”. Vivimos en una sociedad altamente sexualizada, donde en todos los aspectos de nuestra cultura tenemos referencias directas a ello. Pero, ¿puede considerarse como la cuarta orientación sexual?

Bandera asexual

Bandera de la asexualidad / es.asexuality.org

 

Algunos incluso llegan a comparar a los asexuales con los ángeles, ya que no mantienen relaciones. Según un estudio realizado por el sexólogo Anthony F. Bogaert en el año 2004, el 1% de los británicos no siente ninguna atracción hacia otra persona. Si estos datos fueran asumibles por el resto de países, la población asexual de todo el mundo estaría cerca de los 75 millones de personas.

La décima parte de la población joven, en 2012, no ha tenido experiencias sexuales

Otros datos extraídos, en este caso del Informe de Juventud, muestra como en 2012 el 11.6% de jóvenes entre 15 y 29 años aún no ha tenido experiencias sexuales con otra persona. Y también podemos tener en cuenta las diferentes culturas. Por ejemplo en Japón, en una encuesta de 2013, se publicó que el 45% de las mujeres y el 30% de los hombres entre 18 y 24 años no están interesados en el sexo.

Incluso se han realizado estudios sobre ello en animales. La Estación Experimental de Ovejas en Dubois, Idaho (Estados Unidos) observó el apareamiento en carneros, donde resultó que entre el 2 y el 3% de éstos no tenían intención aparente de mantener sexo. En otro estudio con ratas y jerbos, un 12% de los machos no tuvieron interés en las hembras.

Volviendo al estudio de Bogaert, se compara a los asexuales con lo alosexuales, personas que mantienen relaciones con cualquier sexo y no se consideran dentro de ningún grupo. Éstos tienen más parejas con las cuales tienen más sexo (algo lógico) y suelen ser más jóvenes. Mientras que los asexuales suelen ser más propensos a tener problemas de salud, además de tener relaciones a una mayor edad que los alosexuales.

Esta tendencia es, debido a esa falta de apetito sexual, muy criticada y llega incluso a no considerarse un tipo de orientación. Sin embargo, hay quién sí la considera una más tras la heterosexualidad, homosexualidad y la bisexualidad.

La diferencia entre asexual y abstinente o celibato

En primer lugar, es necesario conocer la diferencia entre asexualidad y abstinencia sexual o celibato:

 Una persona asexual no siente atracción sexual ni desea mantener relaciones sexuales y vive una vida normal sin sexo, sintiéndose bien consigo misma. Es una realidad cada vez más frecuente por el simple hecho de que cada vez es más común confesarse asexual sin ningún tipo de pudor y normalizando una situación común que puede llegar a afectar hasta al 5% de la población.

Es importante que quede claro que una persona asexual puede vivir una relación de pareja y enamorarse del mismo modo que una persona que si tenga deseos sexuales como tal.

Sin embargo, un abstinente sexual es una persona que voluntariamente ha decidido renunciar a satisfacer sus deseos sexuales por una situación determinada, ya sean razones religiosas, decisiones de pareja, etc. El abstinente sexual puede seguir sintiendo atracción sexual por otra persona.

El pionero en escribir al mundo sobre este tema fue Wilhelm Reich (Ucrania, 1897 – Estados Unidos, 1957), quien aseguraba que la sexualidad plena no era sinónimo de coito, sino de abandono y éxtasis en el amor.

La Escala Kinsey muestra los rangos en función de los contactos sexuales

Además, hay que mencionar el informe Kinsey, resultado de un estudio realizado por Alfred Kinsey, Wardell Pomeroy y otros colaboradores publicado en dos libros, Comportamiento sexual del hombre (1948) y Comportamiento sexual de la mujer (1953),  que definió a las personas asexuales como “X” en su escala, porque sentían nula atracción hacia hombres y mujeres.

Escala Kinsey

Escala extraída del Informe Kinsey con los rangos de la sexualidad en función de las relaciones íntimas / psicologiaymente.net

 

Pero la línea de la sexualidad ha cambiado, ampliando su espectro en relación a la atracción hacia un género o sexo o ante la falta de ello. Como hemos visto en el informe Kinsey, se  muestra cual es el rango de pertenencia dependiendo del porcentaje de contactos que tengas con ambos sexos, así como el rango X.

Pero también se ha realizado el Triángulo de AVEN, que representa en las diferentes posibilidades de orientación sexual, así como sus puntos intermedios y el área gris. En este caso, es una versión ampliada de la anteriormente vista Escala de Kinsey.

Triángulo AVEN

El Triángulo de AVEN amplía la Escala Kinsey, incluyendo el área gris con más opciones dentro del espectro / es.asexuality.org

 

AVEN: La comunidad virtual para personas asexuales

La asexualidad se está normalizando hasta tal punto, que ya existe una comunidad virtual orientada a personas asexuales: Asexuality Visibility and Education Network (AVEN), encargada de realizar el gráfico antes visto. Además, tiene una filial para hispanohablantes: AVENes. A través de esta plataforma se comparten experiencias y vivencias de una orientación quizás poco conocida y proclive a falsos mitos.

Las personas asexuales pueden sentirse en un primer momento presionadas por la sociedad y el entorno en el que viven ya que en un primer momento puede no llegar a comprenderse su forma de afrontar una relación.

Las personas asexuales pueden mantener relaciones sexuales por diversos motivos (procreación o satisfacción de su pareja) e incluso porque esporádicamente si sienten ese deseo sexual (grisexualidad). Además, no todo se reduce al coito sino que también se puede llegar a la masturbación.

Es un aspecto muy amplio e incluye infinidad de variantes. En primer lugar, es capaz de separar lo que históricamente siempre ha ido ligado: atracción sexual y romántica. Se puede sentir interés romántico y no sexual (alorrománticos) o experimentar atracción sexual solamente cuando hay un lazo emocional (demisexuales).

No deja de ser una lucha de estas personas para lograr la normalización de su postura y el descarte de la comparación con la abstinencia y con una vida de monjes. Aun así, son conscientes de que es un aspecto muy amplio. Por ello, lo mejor es conocer el testimonio de dos personas asexuales: Rocío y Kiwi.

Como ya hemos mencionado, AVEN (traducido como Red para la Educación y Visilibidad de la Asexualidad) es una organización creada en 2001 por David Jay que tiene dos claros objetivos: conseguir la aceptación y la discusión de la población sobre la asexualidad y poder facilitar el crecimiento de su comunidad.

Más de 600 personas dan su opinión sobre diferentes cuestiones para AVENes

Su filial hispana, AVENes, ha realizado una encuesta que recibió 609 respuestas en 2016. En ella, el 50% de los encuestados se consideró asexual mientras que la otra mitad eligió las diferentes opciones como grisasexual, demisexual, reciprosexual… Otra de las preguntas ha sido el consumo de productos eróticos como literatura o pornografía.

Cultura erótica en asexuales

Consumo de literatura y pornografía en 2016 de personas asexuales / es.asexuality.org

 

Como vemos, en el caso de la literatura, cerca de la mitad de los encuestados reconoce no haber consumido libros eróticos aunque también hay muchas personas que sí lo han realizado pero la cantidad varía si ha sido una vez o más. Con respecto a la pornografía casi el 40% no ha visto pornografía y una cuarta parte reconoce que depende de la época del año ve mucho o nada.

En otra de las preguntas, el 38% afirma sentir indiferencia ante la práctica del sexo o la idea de hacerlo mientras que cerca de un tercio siente un poco de desagrado ante ello. Por otra parte, el 53% de las personas dice que nunca se han visto discriminados o ridiculizados por su condición, aunque en algunos casos puede ser por no haberlo comunicado nunca.

En relación a esto, el 27% responde en otra pregunta que se lo han contado a las personas más allegadas. Otro 27% dice que sólo lo dicen si sale el tema, al contrario que la cuarta parte que nunca se lo ha contado a nadie.

Por último, fueron preguntados por la reacción de las personas al contárselo y si serían capaces de trabajar para cambiar esa situación.

Reacción y activismo sobre la asexualidad

Encuesta de 2016 sobre la reacción de las personas ante la asexualidad y la posibilidad de hacer activismo / es.asexuality.org

 

Como vemos, el 47% de las personas no entienden al otro cuando reconoce ser asexual, mientras que cerca de una cuarta parte sí lo comprende en algún aspecto. Ante ello, tenemos otra pregunta en la que la mayoría de los miembros de esta comunidad sí haría activismo para ayudar a la situación del colectivo ya sea en la vida real o virtualmente, sólo un 13% no estaría dispuesto.

Podemos decir que la situación sigue siendo delicada. El apoyo de personas con unos conocimientos sobre el tema puede ayudar a aquellos con temor, pero también hace falta concienciarse que no hay problema en ser asexual dentro de la sociedad moderna. Por ello es importante que los ciudadanos sepan aceptar sin ningún inconveniente que la realidad no es sólo blanco y negro y que, como se suele decir, cada persona es un mundo. Y la asexualidad es sólo un ejemplo de ello.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *