Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

El combate climático no está perdido

La ciudadanía se ha involucrado de una forma exponencial en el medioambiente durante los últimos años.  El 76,1% de la población afirma que está involucrada en tareas para mejorar la calidad de nuestras vidas.  Hace 20 años tan solo un 23,5%. No obstante, el 56% considera no saber lo suficiente. La educación ambiental es fundamental para mejorar estos porcentajes. Una iniciativa atractiva, con el objetivo de vivir acorde con la naturaleza y el medio ambiente, la encontramos en un pequeño municipio situado al noroeste, fronterizo con Guadalajara, de la Comunidad de Madrid llamado Valdepiélagos. Allí se dispone una ecoaldea. A través de los propios recursos que ellos crean son capaces de salir adelante. Velan por la naturaleza. Una manera diferente de vivir.

Casas de la ecoaldea de Valdepiélagos

Casas de la ecoaldea de Valdepiélagos / Sergio González

La educación ambiental, una asignatura pendiente

La educación ambiental se concibe como la respuesta educativa a la crisis del medio ambiente, reconocida como una crisis de dimensiones globales. Por numerosas razones, una de las principales líneas de nuestro reportaje la dedicamos a esta tarea, tan necesaria como reparadora.

La industrialización es la principal responsable de los grandes problemas ecológicos. No solo degradan el medio ambiente, sino que al tener una huella ecológica mucho mayor que su territorio, contribuyen radicalmente a la degradación ambiental y la destrucción de recursos en los países menos desarrollados. Estos problemas ecológicos de carácter global están directamente asociados con los recursos naturales como el agua, el suelo, la atmósfera, la biodiversidad, la energía y el territorio.

La educación ambiental es el mecanismo más eficaz para atajar el deterioro del ecosistema, premisa que cada país deberá fomentar con el fin de conseguir comportamientos positivos de conducta respecto al medio ambiente. En esta conferencia, celebrada en Tbilisi (Georgia)  en 1980, se dirigió un llamamiento a todos los Estados para que incluyeran políticas educativas y directrices ambientales.

En los años posteriores, se extiende una nueva visión del papel que debe desempeñar la educación ambiental como herramienta de asistencia en la solución de los problemas ambientales. Debido a ello, en España, el Ministerio de Medio Ambiente, publica en 1999 el Libro Blanco de la Educación Ambiental, cuyo objetivo consiste en promover la acción ambiental entre individuos y grupos sociales.

Según Ramón Tamames, premio nacional de medio ambiente y premio Castilla y León a la protección del medio ambiente, “La educación ambiental es un intento de explicar qué podemos enseñar y qué debemos aprender para disfrutar de un entorno mejor y para transmitir un mundo más hermoso a las generaciones venideras”. Por tanto, la educación ambiental se entiende como una corriente de pensamiento ligada a la acción. Su meta consiste en procurar cambios individuales que provoquen la mejora del medio ambiente y un desarrollo sostenible.

La efectividad de la educación ambiental reside en ser constante y encauzarse en un triple sentido: desde un punto de vista interdisciplinar, orientado hacia la entereza de los problemas ambientales desde todos los ámbitos del conocimiento; desde un punto de vista formal, mediante la introducción en planes de estudio en los distintos niveles académicos de cada nación; y desde un punto de vista informal, dirigida a todos los ciudadanos a través de los medios de comunicación.

La educación ambiental es, sin duda, una educación efectiva y para la acción, cuyo objetivo consiste en mejorar nuestras capacidades para contribuir a la solución de los impactos de las actividades humanas sobre el medio.

Habitantes de la ecoaldea se juntan para dar clases de educación medioambiental

Reunión para fomentar la educación medioambiental/Sergio González

Así, y ante la situación ambiental que vivimos actualmente, resulta evidente la urgencia de emprender cambios en muchos frentes y de asumir responsabilidades, por parte de todos los sectores sociales, desde lo individual a lo colectivo. Porque «La realidad suprema de nuestro tiempo es … la vulnerabilidad de nuestro planeta.”- John F. Kennedy».

La ecoaldea, una forma de vida en armonía con el medio ambiente

Las aldeas ecológicas han desarrollado un modo de vida basado en la educación ambiental. José Luis Escorihuela «Ulises», fundador de la Asociación Selva Vida Sostenible y miembro de las Redes Ibérica y Europea de Ecoaldeas, RIE y GEN-Europe, define la ecoaldea como «Un modelo de asentamiento humano de bajo impacto basado en dos principios fundamentales: el cuidado de la tierra y el cuidado de la gente

Robert Gilman, uno de los principales promotores e impulsores de las ecoaldeas a nivel internacional, también ofreció su visión sobre este tipo de asentamiento.  «Una “ecoaldea” es un asentamiento humano, concebido a escala humana, que incluye todos los aspectos importantes para la vida, integrándolos respetuosamente en el entorno natural, que apoya formas saludables de desarrollo y que pueda persistir indefinidamente.»

huerto ecosostenible en la ecoaldea

Huerto ecológico para la subsistencia del asentamiento/Sergio González

La única ecoaldea que existe en Madrid, se encuentra en una pequeña localidad llamada Valdepiélagos. Este municipio se encuentra en la zona norte de la Comunidad y cuenta con apenas 600 habitantes.

Este proyectó comenzó hace más de 20 años. La ecoaldea de Valdepiélagos se declaró el 9 de enero de 1996 como sociedad cooperativa de vivienda, y durante 1996 y 1997 realizó labores de promoción por diversos medios con el fin de conseguir cubrir los 30 socios necesarios para llevar a cabo la compra de los terrenos y su posterior urbanización y construcción, dando la oportunidad a 30 familias a llevar una vida más ecológica basada en el cuidado del Medio Ambiente.

Al llegar al pequeño municipio madrileño, se aprecia a lo alto de una colina 30 chalés completamente iguales, con la misma orientación y con grandes placas solares en el techo. Acudimos a hablar con Víctor Torre, cofundador de la Ecoaldea y uno de los pioneros en España en desarrollar proyectos sostenibles y ecológicos. «Las claves para que todo funcione correctamente han sido la paciencia, escuchar a los otros, aprender a trabajar en equipo, tener una buena comunicación y perseverancia» comentaba Víctor.

Es una ecoaldea en formato ecohousing, es decir, es un tipo de comunidad cohesionada por su forma de entender la relación entre vida privada y vida común. «Este formato de ecohousing en otros países como Francia, Italia o Alemania está muy desarrollado. Es una iniciativa que interesa al estado porque se ahorran emisiones de CO2, esto es muy importante, porque si España no cumple los límites de emisiones de Dióxido de carbono tendrá que pagar fuertes multas a la Unión Europea» afirmaba Víctor.

En el ámbito económico, la crisis no ha tenido un impacto tan grande como en la mayoría de las localidades. Al hablar sobre la crisis, Víctor señalaba que «La crisis económica en España ha sido muy fuerte, ha impactado en todos los sectores, sin embargo, en la ecoaldea las casas siempre han costado lo mismo, incluso en el momento en el que el resto de inmobiliario se hundió produciendo bajadas de un 20,30 o 40% en el precio de las casas.»

Víctor también habla sobre la vida ecológica como proyecto «La sostenibilidad y el medio ambiente son temas de futuro, de hecho, en España vamos un poco atrasados con los temas de ecología, pero en general, en el resto de Europa la economía del futuro es aquella que va unida a la ecología».

En este espacio se llevan a cabo una gran cantidad de actividades. Víctor Torre cuenta con un teatro denominado  «Sol y Tierra», en el que trabaja con valores tan universales como la educación medioambiental, la igualdad de género, la interculturalidad o la educación para la paz y tan concretos como los derechos de la infancia, el comercio justo, la utilización de la bicicleta o la seguridad vial. Fina, una mujer de 70 años se encarga de impartir clases en un taller para la elaboración de jabones naturales. Alicia, una joven mujer de 30 años cuenta con un estudio de impacto medioambiental. También nos podemos encontrar con un centro de yoga o un centro para cuidado de animales.

A la hora de hablar sobre los futuros planes de la ecoaldea, Víctor afirma: «La ecoaldea es un proyecto colectivo, lo hacemos entre todos. Ahora estamos haciendo un proyecto colaborativo entre varias personas, diseñando una zona común para poder reunirnos todos los habitantes».

Ecoaldeanos plantan árbol en huerto sostenible

Víctor Torre, camisa verdiblanca, junto un grupo de jardineros tras la plantación de un árbol/Sergio González

Una experiencia ecológica al alcance de todo el mundo

La ecoaldea de Valdepiélagos cuenta con un programa de voluntariado, WWOOF, que otorga la posibilidad de pasar una temporada aprendiendo, compartiendo conocimientos y experiencias en una finca ecológica a cambio de aportar horas de trabajo.

«En el sistema de intercambio «Wwoofing» nos encontramos con voluntarios en proyectos de ecología. Estos jóvenes hacen un intercambio, hacen trabajo a cambio de estancia y alojamiento. Buscan proyectos que les inspiren basados en la permacultura, en las ecoaldeas, etc… Todo relacionado con la naturaleza y con una construcción social diferente, más colaborativa y menos competitiva» afirmaba Víctor Torre.

Habitantes de la ecoaldea se juntan para dar clases de educación medioambiental

Habitantes de la ecoaldea junto a personas de intercambio/Sergio González

Son muchas las páginas que ofrecen las posibilidades de este sistema de intercambio, y solo piden un requisito; Tener 18 años, además de una buena disposición por la naturaleza, es decir, tener la capacidad tener la capacidad de integrarse como uno más en la finca ecológica, para vivir la experiencia de lo rural, a menudo idealizada o infravalorada por la ciudad.

Ecoaldeas interconectadas

La Ecoaldea de Valdepiélagos pertenece a la Red Ibérica de Ecoaldea, una red española-portuguesa de ecoaldeas que nace en 1984 y tiene varias funciones; Conecta las ecoaldeas que están funcionando; Facilita y acerca los proyectos de ecoaldeas que quieren crearse; Acerca también a asociaciones que comparten objetivos; También acerca a personas que, sin pertenecer a ningún colectivo, buscan formas de expresarse y de vivir en este mundo respetando el Planeta y respetando a las Personas.

En noviembre de 2001 tuvo lugar la Asamblea Fundacional de la Red Ibérica de Ecoaldeas en Madrid, a la que acuden diferentes colectivos que trabajan por toda la Península Ibérica. En esta Asamblea se decide realizar una página web, donde se facilitará información sobre temas de autogestión y ocupación rural. Así, en dicha página se realizan las siguientes tareas: Se intercambia información y recursos entre miembros de la red; Se difunde el concepto de ecoaldea y asentamiento sostenible; Se facilita el acercamiento de personas que, desde pueblos o ciudades, apuesten por esta forma de vida.

Cada año, se lleva a cabo un encuentro entre los representantes de las ecoaldeas que pertenecen a la red. Se debaten los proyectos que se han llevado a cabo a lo largo del año y aquellos proyectos que se quieren poner en marcha sobre asentamientos sostenibles, temas sociales o ecológicos.

Esta Red Ibérica, pertenece a su vez a una Red Europea de Ecoaldeas, denominada GEN, Global Ecovillage Network. Otra de las organizaciones internacionales que nos podemos encontrar es Gaia Education, tiene su origen en 2005, su principal objetivo es desarrollar cursos sobre diseño de comunidades y emprendimientos sostenibles. Partiendo de las mejores prácticas desarrolladas en ecoaldeas de todo el mundo,

En definitiva, las ecoaldeas están en constante comunicación, no son proyectos aislados, sino, proyectos en común para salvar el Medio Ambiente.

Esperanza frente a la adversidad

Bonn ha acogido desde el 6 hasta el 17 de noviembre la edición número 23 de la Cumbre del Clima. En ella se marcan los objetivos a nivel mundial en la materia climática. Durante esta semana, la ONU ha presentado sus socios principales entre los que se encuentra Iberdrola, BNP Paribas o el Centro para la Educación Medioambiental del Gobierno de la India. Es vital concienciar tanto las generaciones actuales como las futuras.

En este aspecto España lidera la tendencia europea en creación de nuevas ecoaldeas, crucial para desarrollar una mente abierta a la sostenibilidad. La realidad puede ser dura, con más de 1000 muertes prematuras por culpa de la contaminación, pero en contraparte el éxito de los modelos alternativos de vida da esperanza para dejar a nuestros hijos un futuro mejor.

 

Be Sociable, Share!

6 Comments

  1. Muy buen reportaje sobre la actualidad ambiental de nuestro país. Enhorabuena!

  2. Enhorabuena!

    Un buen ejemplo de cómo colaborar en el cuidado de nuestro planeta desde la infancia para concienciar a las nuevas generaciones.

    Esperemos tener buenos frutos

  3. Me ha encantado, genial escrito. Enhorabuena!

  4. Un reportaje muy bien estructurado, redacción limpia y buen cuidada. Ojalá se convierta en un ejemplo no solo para el Estado de derecho en el que vivimos, sino para el resto del mundo. Enhorabuena!!!

  5. Muy buen tema para pensar y actuar dejando un futuro sostenible a generaciones posteriores.

    Muy bien tratado.

    Gracias.

  6. Genial

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *