Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

El travestismo, un trabajo artístico como otro cualquiera

Los trabajos que se consideran más habituales se suelen desarrollar durante el día. El horario de oficina suele ser hasta las 6 de la tarde, las tiendas cierran a las 10 y solo quedan abiertos los comercios de hostelería. Pero hay muchas personas que comienzan su jornada laboral justo cuando los demás la terminan. Son los servicios de limpieza de las calles, los camareros de los locales nocturnos, los “gogós”, y también los artistas de la noche. Hay muchas maneras de ganarse la vida por la noche, pero esta tiene sus particularidades.

Iván llega a las 8 de la tarde a casa para prepararse, porque esta noche tiene bolo. Mientras se bebe una cerveza y charla con su compañero de piso, Diego, se pone una cinta en el pelo y se tapa las cejas con cera. Barra de maquillaje, polvos, sombras, lápiz de ojos, pestañas y pintalabios. En 2 horas – a veces 3, “según las ganas” – finaliza el proceso poniéndose la peluca, justo antes de salir por la puerta. Entró a casa siendo Iván Chouza y sale de ella como Travela Vargas. Ahora se dedica exclusivamente a ello, no como su compañero Diego, que durante el día participa en un musical del parque Warner. Diego por la noche es Vedette Deivis y tiene jornadas laborales frenéticas. Sale de su casa a las 10 de la mañana para volver a las 10 de la noche. Es entonces cuando se prepara – con más rapidez que Iván – y sale a ofrecer su espectáculo en diferentes locales de Madrid. Finalizando su jornada a las 3 o 4 de la madrugada.

travestis Vedette davis Travela Vargas Chueca

Las dos travestis se toman un “selfie” en el ascensor del edificio de su casa. Fuente: @vedettedeivis

Un oficio singular

“Sí que se puede trabajar solo de travesti, pero no se lo recomiendo a nadie”, dice Vedette Deivis, que afirma que no se trata de un trabajo cualquiera. “Quema mucho, como cualquier trabajo de noche, ya seas gogó, camarero o barrendero”. Travela corrobora también esta afirmación ya que lleva cuatro años siendo travesti y uno dedicándose únicamente a ello, “Yo no quiero dedicarme a esto para siempre en exclusiva. Me gustaría trabajar de otra cosa y dejar esto como un hobbie. Yo no se lo deseo a nadie la verdad”, dice mientras suelta una carcajada.

En las etapas en las que trabajan más, como las Fiestas del Orgullo o Navidad, acaban realmente agotados. Y no es sólo eso, mantener el personaje es realmente caro, el maquillaje, el vestuario y las pelucas corren por cuenta propia, aunque Vedette y Travela, junto a su otro compañero de piso, cuyo personaje de travesti es Muriel Lidildos, comparten algunos materiales. “Te duelen mucho los pies, no vas cómodo nunca y sudas” señala Travela, a lo que Diego añade que además cuenta con las desventajas que tiene cualquier trabajo de la noche, como es enfrentarse a situaciones precarias. Es poco habitual que en este tipo de trabajos se hagan contratos y además, hay que buscarse tener bolos cada noche, lo que genera rivalidades entre compañeros. “Algunas compañeras son autónomas y algunas discotecas muy grandes hacen contrato por obra y servicio, pero por lo general no es el caso”.

Pero también hay un lado bueno. En los últimos años los espectáculos de travestis se han hecho muy populares, ya no solo en la comunidad LGBTI, sino en todo tipo de público. “Y qué bonito es eso”, dice Vedette, que coincide con que ahora es mucho más fácil trabajar que antes, pues hay muchos más locales que acogen el tipo de espectáculo que ellas ofrecen. Para Vedette lo mejor es el público, cuando la gente se ríe y disfruta con su espectáculo. “Yo me lo paso muy bien encima del escenario, hay que mirar el lado bueno. Si no, no lo haría ¿no?”, afirma Travela. Porque al fin y al cabo los dos son artistas.

Diego estudió Teatro Musical – además de Periodismo – e Iván Danza Clásica en el Conservatorio, y eso se entrevé en sus espectáculos. Para ellos Vedette Deivis y Travela Vargas son dos personajes creados con los que sacar su potencial. A diferencia de lo que algunas personas pueden creer, ser travesti es muy diferente de ser transexual. El travesti es un hombre que se viste de mujer y actúa en espectáculos, al igual que las drag queens, que se diferencian de las travestis por su estética más extravagante y exagerada. Un transexual, sin embargo, es una persona que no se viste de alguien del sexo contrario, sino que lo es, se identifica con un género que no se corresponde con el que se le ha asignado al nacer.

travestis Chueca Vedette Davis travestismo

Vedette Davis actúa durante su espectáculo en Delirio (Madrid). Fuente: Vedette Davis

Elegancias dispares

“Cuando mis padres salían de despedida de soltero o soltera las travestis estaban para eso” afirma Vedette. Este oficio comenzó su auge en los años 90 gracias a esa mínima libertad de la que se gozaba. Actualmente está de moda, siendo muchas las personas que se dedican a ello, y es más conocido gracia a artistas como La Prohibida, Supremme de Luxe o, fuera del panorama nacional, RuPaul, que actualmente cuenta con un programa televisivo con el cual ha ganado dos Grammys. “El tipo de artista que es Supremme de Luxe es un claro ejemplo de una travesti que vale para todo y para todos los ámbitos. Ha sabido trabajar muy bien su personaje, ya que su imagen y su show encaja muy bien en cualquier lugar” afirma Vedette. Los espectáculos de travestis suelen tener música, baile y variedades, como por ejemplo humor e interacción con el público, tratándose de un tipo de show “todoterreno”.

Dentro de todos los pubs donde trabajan destacan los del barrio de Chueca. El LL Bar, Griffins, Delirio, Black and White… son algunos de ellos. Cada uno tiene un estilo y un público diferente y esto lo saben muy bien Vedette y Travela. “Ahora mismo hay tres tipos de público: el más mayor, que le encanta el transformismo de folclóricas como Rocío Durcal o Rocío Jurado, los asiduos de siempre, a los que les gusta los playbacks y directos de Mónica Naranjo, y la nueva generación a la que le da igual el tipo de travesti, pero quiere ver música de actualidad como Dua Lipa, Ariana Grande o Lady Gaga” cuenta Vedette.

travestis Travela Vargas Chueca

Travela Vargas posa para una fotografía con un atuendo de temática militar. Fuente: Vedette Davis

Respecto a las canciones que suelen interpretar cuentan que comparten un pendrive que tiene diferentes carpetas según el local al que vayan a trabajar. “En Griffins siempre piden Rocío Jurado, Isabel Pantoja y cosas así. Yo no soy un amante ni mi estilismo lleva a ello pero hago versiones que les gustan. En Delirio creo que la canción que nunca ha fallado en el mundo mundial es ‘Cuando tu vas’ de Chenoa” cuenta Vedette. Por su parte, Travela afirma que “siempre canto español, moderneo. Pero sí que tengo mi vena gitanilla, pero eso ya no se lleva. Vas a Deliro y no les gusta, pero cuando trabajo en Griffin sí que te lo piden y a mi me gusta hacerlo. Aunque lo que más hago es pop español”.

“Chueca es genial” canta Kika Lorace en su vídeo musical subido a Youtube acompañada de muchas otras figuras conocidas de la escena LGBTI madrileña. Esta drag queen consiguió la fama mediante las redes sociales. Como ella son muchas las travestis que utilizan estas plataformas digitales para darse a conocer como artistas. Vedette Deivis cuenta con su perfil de Youtube y afirma que “todas las redes sociales ayudan, que se lo cuenten a Supremme, Kika y la Prohibida”. Cada actuación que realizan la publican en estas plataformas y se llenan de visitas y “likes”, promocionando así su trabajo.

Al igual que las redes sociales, concursos y espectáculos dedicados al travestismo y a la actuación han permitido dar a conocer a estos artistas como “¡Qué maravilla!” o “Que trabaje Rita”. Travela Vargas ganó el concurso de “Mamá quiero ser travesti” en 2013 comenzando así su carrera. “Yo vine a Madrid a bailar y estuve trabajando en bares de porque aquí, estuve de camarero en el LL Bar. Luego hicimos un grupo donde también estaba Diego, las Crazy Dolls, y después gané el concurso y me quedé trabajando en Delirio”. Cuenta que cuando ganó el concurso trabajaba todos los días, ya que es una manera formidable de impulsar la carrera profesional como transformista.

drag queens travestis La Prohibida Cabalgata Vallecas

La Prohibida (de rosa) y Roma Calderón (arriba, derecha) lideran la carroza de la diversidad en la cabalgata de los Reyes Magos del barrio de Vallecas (Madrid). Fuente: @orgullovallekas

Aún existe discordia

Son muchos los artistas que se dedican al travestismo. Este oficio cada vez es más aceptado y comprendido por la sociedad pero aún existen diferentes posiciones sobre el asunto. Ejemplo de ello fue el pasado 5 de enero, día de la cabalgata de los Reyes Magos, cuando la plataforma LGTBI “Orgullo Vallekano” decidió acompañar a la cabalgata del extrarradio con una carroza de tolerancia, igualdad, pluralidad y diversidad. Algunos grupos políticos se posicionaron en contra. Como es el caso del portavoz del grupo municipal del Partido Popular José Luis Martínez-Almeida, que calificó la cabalgata como un medio de desnaturalización de las Navidades. La Prohibida, drag queen madrileña, Dnoé Lamiss, hiphopera, y Roma Calderón, bailarina de cabaret, estuvieron en el punto de mira de toda la sociedad madrileña convirtiéndose en uno de los temas más hablados en las redes sociales. En respuesta, la artista Nacha La Macha publicó una foto en Instagram de la ocasión en la que participó en la cabalgata de Algeciras y Guadiaro acompañada de un texto que expresaba: “Entérense de una vez, nosotras somos artistas y ya no nos escondemos. No solo nos van a ver en Chueca, en un barrio gay o el día del Orgullo Gay. Trabajamos a diario y para todos los públicos. Mentes cerradas, vayan acostumbrándose porque esto solo acaba de empezar”.

Los niños son el claro ejemplo que debe seguir esta sociedad, con su dulzura e inocencia son capaces de aceptar la diversidad. Fueron los únicos que se mantuvieron ajenos a la polémica y disfrutaron con alegría este día tan mágico, con un único cometido: hacerse con el mayor número de caramelos.

Be Sociable, Share!

11 Comments

  1. Me gusta mucho leer este tipo de entrevistas ya que son muy pocos los que ven este núcleo de la sociedad como un tema de interés. ¡Gracias por vuestro trabajo!

  2. Gran reportaje que, personalmente, me ha hecho descubrir interesantes cosas que desconocía de este “mundillo”.

  3. Se trata de un artículo extenso y bien redactado, dejando claro que el travestismo es un trabajo más, y dependiendo de la persona que lo lleve a cabo le puede costar más o menos.

  4. Muy interesante!

  5. Excelente reportaje, bien informado y exhaustivo a la par que ameno. Una mirada a pie de calle al día a día de estas singulares trabajadoras.

  6. Me ha parecido un artículo super interesante y de los que no se suelen leer en los periódicos habituales. Me declaro fan de esta gente tan trabajadora y que lucha por lo que quiere a pesar de todos los obstáculos que les ponen!

  7. Me ha encantado porque es de las pocas veces que leo una noticia de este tipo sin ningún tipo de prejuicios

  8. Excelente reportaje.

  9. Un mundo interesante y difícil.!!!!

  10. Un mundo que no deja indiferente a nadie. Excelente reportaje para hacer ver que nada en la vida es raro o diferente.

  11. Me ha gustado muchísimo el artículo, la redacción es exquisita y el contenido interesante. Lo que más me ha gustado sin duda es la diferenciación, muy necesaria, entre travesti y transexual. Ya que además como psicóloga os digo que habéis escogido las palabras perfectas: habláis de género en lugar de sexo, y decís que lo son realmente y no que están en el cuerpo equivocado como muchas veces se dice, ya que no hay maneras equivocadas de tener cuerpos y de hecho muchos transexuales no quieren operarse. Chapó!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *