Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Los jóvenes también podemos ser embajadores

 

Con la iniciativa «Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial» ahora cualquier estudiante responsable y comprometido con su país puede llegar a ser Embajador de una ciudad en el extranjero. El proyecto se ha desarrollado de forma pionera en España para dar a conocer ciudades españolas internacionalmente, de la mano de jóvenes estudiantes que quieran mejorar su nivel de idiomas, conocer otros lugares del mundo, entablar relaciones profesionales con personas destacadas en el ámbito internacional y turístico de cada ciudad, así como dar a conocer su país y localidad en el extranjero. «Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial» nació en noviembre del año 2010 cuando la Comisión de Educación y Cultura de la Secretaría Regional de Córdoba propuso crear un taller sobre Patrimonio y Juventud en la Asamblea de esta ciudad.

Más tarde, en noviembre de 2011 se celebró la primera reunión del taller con la presentación de propuestas de cada ciudad. En los meses sucesivos, se inició un proceso de decisión en la que la propuesta de Évora, Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial fue la elegida. Las ciudades que hasta el momento han desarrollado esta actividad son las españolas Segovia, Córdoba y Aranjuez y las portuguesas Évora y Sintra.

Entre los objetivos y metas de este proyecto está promover y divulgar el Patrimonio y estimular en los jóvenes el sentimiento de pertenencia al sitio declarado Patrimonio Mundial. La iniciativa está dirigida principalmente a jóvenes estudiantes que salen de su ciudad como beneficiarios por programas educativos de movilidad, como el Erasmus.

Proyecto Jóvenes Embajadores Aranjuez Patrimonio Humanidad

Dos Jóvenes Embajadoras muestran un vídeo de su ciudad  en Aranjuez. /Young Ambassadors

El proyecto consiste esencialmente en contactar con las autoridades en el destino y con las delegaciones de Turismo para promocionar la ciudad de cada embajador, pero también en estrechar lazos con la universidad del país al que se viaja, tanto con el profesorado como con el resto de compañeros, o en realizar actividades que cada embajador considere oportunas atendiendo a la singularidad de cada destino. El proyecto y el joven estudiante cuentan con un seguimiento durante la estancia en el extranjero para garantizar que se cumplen con los compromisos que requiere el cargo, motivo por el que cada embajador, al terminar el proyecto debe entregar una memoria.

La selección de los jóvenes embajadores se realiza a través de una carta de presentación y motivación en español y en el idioma del destino o, en su defecto, en inglés. En esta carta el interesado debe dar respuesta a preguntas como: por qué quiere formar parte del proyecto, qué le puede aportar este desde un punto de vista académico y profesional, qué puede aportar él al proyecto,  cuál es su destino y por qué lo ha elegido, fecha de inicio de la beca y final, qué actividades realizaría para promocionar la ciudad en su destino y por último qué conocimiento tiene en idiomas. La beca que se le da al estudiante por este proyecto es de 200 euros.

El joven elegido cuenta con una formación, unas semanas antes, sobre el proyecto, la organización de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, su misma ciudad y cómo debe comportarse para garantizar el éxito de su participación en la iniciativa.

Una organización con 24 años de historia

La red mundial del Patrimonio se fundó el 8 de septiembre de 1993 en Fez. Hoy en día reúne hasta 250 ciudades que tienen en su territorio un sitio inscrito por la UNESCO en la Lista de Patrimonio Mundial. Estas ciudades cuentan con una población de más de 130 millones de habitantes. Entre sus objetivos está contribuir a la implantación de la Convención del Patrimonio Mundial, favorecer la cooperación y el intercambio de información y peritaje en relación con la conservación y gestión del Patrimonio y desarrollar un sentido de solidaridad entre las ciudades miembros.

Se trabaja de dos maneras. La primera a través de encuentros para tratar los retos en materia de gestión, así como sobre las estrategias de valorización y conservación de los conjuntos históricos: congresos mundiales, conferencias, seminarios y talleres de formación. La segunda, a través de programas y proyectos para promover y fomentar el mantenimiento, reconocimiento y valorización de su Patrimonio Mundial: embajadores del Patrimonio Mundial, concurso internación de producción de vídeos «mi ciudad, nuestro Patrimonio Mundial» y día de solidaridad de las ciudades del patrimonio Mundial Jóvenes.

Mónica Fraile, primera embajadora de Segovia

La joven Mónica Fraile de la Paz, estudiante de Grado en Turismo en el Campus María Zambrano de Segovia, que pertenece a la Universidad de Valladolid (UVa), es la primera Joven Embajadora del Patrimonio Mundial de Segovia. La segoviana promocionó su ciudad natal durante los seis meses que permaneció en la ciudad helénica de Tesalónica gracias a la beca Erasmus, con la que está finalizando sus estudios en la universidad Alexander Technological Educational Institute of Thessaloniki.

La joven ha compatibilizado la formación académica con sus obligaciones como embajadora, que no sólo realiza en Tesalónica, sino también en otros puntos del país como en Atenas.

Mónica Fraile solicitó a finales del año 2014 la beca Erasmus y, dos años más tarde, conoció que en su último curso de carrera podría estudiar gracias a la beca en Grecia. Fue meses después cuando se informó de este proyecto, algo que «no podía dejar escapar», según ella. Sin duda alguna, la joven decidió realizar los trámites necesarios para participar en el proyecto y tener más contacto con su tierra a pesar de estar en un país extranjero. Hoy en día asegura que ha sido «un gran orgullo y honor» ser embajadora de Segovia, por lo que lo recomienda a todos los estudiantes, ya que es una experiencia «que no olvidará nunca».

Mónica, al igual que el resto de jóvenes a los que se les concedió la participación en el proyecto, debió documentarse a fondo sobre la Ciudad Patrimonio de la Humanidad que representaba, en su caso Segovia. Después, contactó con las autoridades griegas, sus delegaciones de Turismo y con el personal docente y el alumnado de la universidad, gracias a lo que pudo realizar una serie de presentaciones y actividades que sirvieron para promocionar su ciudad.

Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, agradeció a la joven su interés por promocionar la ciudad en el extranjero y por su sensibilidad ante los temas relacionados con el patrimonio de Segovia. Así, la joven contó con todo el apoyo del Ayuntamiento de Segovia, su alcaldesa y, en especial, del área de Turismo liderada por la concejala Claudia de Santos. La oficina de Turismo de Segovia también apoyó y siguió muy de cerca las actividades de Mónica en el país helénico y difundió su labor en las redes sociales oficiales de la ciudad.

Una de las primeras actividades que Mónica realizó nada más llegar a Tesalónica fue comenzar a escribir en un blog habilitado por el Ayuntamiento de Segovia donde semanalmente publicó varias entradas en las que contaba las actividades que realizaba, los viajes que pudo hacer, a países como Bulgaria o Macedonia, y los múltiples parecidos que encontró entre su ciudad natal y en la que durante un tiempo vivió.

La joven ha podido contar a Variación XXI que a pesar de que estas dos ciudades pertenecen a dos países muy diferentes, ya que se encuentran a miles de kilómetros de distancia y que cuentan con una historia y cultura muy distintas, tienen muchas cosas en común entre ambas.

Según Mónica, la primera similitud se encuentra en el lugar donde la gente suele encontrarse para quedar. En Segovia es el Acueducto y el de la ciudad griega es el Kamara, ambos son un conjunto de arcos que guardan bastante parecido. Seguimos encontrando más similitudes como la de Meteora, una ciudad situada al norte de Grecia que al igual que Segovia es Patrimonio de la Humanidad. Las dos ciudades, Segovia y Meteora, tienen monasterios con unas vistas increíbles. Además, el casco antiguo de estas ciudades helénicas que Mónica visitó, cuenta con una gran muralla, al igual que Segovia, que tiene una de las murallas más largas jamás construidas aunque gran parte de esta sea invisible. Paradójicamente, la muralla de Tesalónica fue encargada por el emperador Teodosio, natural de la localidad segoviana de Coca.

Además de los monumentos, las dos ciudades comparten cercanía en sus fiestas patronales. Mientras que Segovia celebra su mayor festividad el 25 de octubre en honor a San Frutos, Tesalónica lo hace el 26 en honor a San Demetrio.

Entre otras actividades de patrocinio de  Segovia, Mónica se reunió con Spiros Pengas, el representante del gobierno de Thessaloniki en relación con el Turismo y las Relaciones Internacionales. Días después siguió la ronda de contactos hasta la capital griega, Atenas, donde visitó el Instituto Cervantes y la academia Abanico.

El encuentro de los embajadores en Aranjuez

Proyecto Jóvenes Embajadores Aranjuez Patrimonio Humanidad

El 22 y 23 de marzo, los Embajadores presentaron sus ciudades en el encuentro. / Young Ambassadors

Los días 22, 23 y 24 de marzo, Aranjuez ha acogido el I Encuentro de Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial impulsado por la Organización de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad (OCPM) en el que han participado jóvenes de Córdoba, Ibiza, Segovia, Viena (Austria), Cabo Verde, Angra do Heroismo (Portugal) y Aranjuez.

El encuentro, organizado por la Secretaría Regional del Europa del Sur y del Mediterráneo de la OCPM, ha tenido como objetivo mostrar a los jóvenes los valores patrimoniales de los distintos lugares que participan, así como el trabajo común en la difusión y comunicación del Patrimonio Histórico.

En el evento, inaugurado por la alcaldesa de Aranjuez Cristina Moreno, cada uno de los jóvenes pudo realizar una presentación sobre su ciudad, elaborada desde un enfoque turístico.

«Este primer encuentro es una oportunidad en sí misma para la difusión de nuestro patrimonio y para el fomento del respeto y de la conservación del mismo, toda vez que estamos trabajando con las generaciones que deberán hacerlo en el futuro», ha explicado el primer teniente de Alcalde y concejal delegado de Patrimonio Histórico, David Estrada.

Tras la primera jornada de trabajo, los participantes pudieron disfrutar de una visita nocturna por Aranjuez para retomar durante la mañana del jueves dos nuevas jornadas de trabajo en la Casa del Gobernador de la URJC. Los jóvenes también pudieron realizar una visita al Palacio Real y al Jardín de la Isla.

El encuentro finalizó con la visita al Jardín del Príncipe y una cuarta sesión de trabajo en la que se presentaron las conclusiones y la página web que recoge todo el trabajo de este I Encuentro de Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial.

Las jornadas se han desarrollado en el Teatro Real Carlos III y en la Universidad Rey Juan Carlos en un encuentro organizado por el Ayuntamiento de Aranjuez y la Fundación Aranjuez Paisaje Cultural.

Proyecto Jóvenes Embajadores Aranjuez Patrimonio Humanidad

Visita de los Embajadores al Palacio Real de Aranjuez el pasado 24 de marzo. /Young Ambassadors

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. Carmen, Sara y Marta,
    Enhorabuena por el fantástico reportaje que habéis hecho, ha quedado genial.
    Os agradezco el interés por querer contar mi experiencia.
    Espero que más jóvenes como nosotras se animen a promocionar el patrimonio de las ciudades mientras disfruten de una beca de movilidad.

    Un beso a las 3, seréis unas periodistas de 10 😊

    • Gracias a ti por concedernos la entrevista 🙂

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *