Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

La realidad se cuela en la ciencia-ficción

La robótica ha pasado de ser un recurso de la gran pantalla y la parafernalia de Hollywood a un elemento más de la sociedad. Eso es algo que hemos podido comprobar de la mano de Jordi Viñolas Prat, el decano de la Universidad de Nebrija.

Al llegar a la universidad de Nebrija uno puede pensar que se trata de una institución clásica sin nada destacable gracias a sus grandes puertas metálicas y su fachada tradicional, pero una vez en los laboratorios cientos de elementos automatizados se utilizan para la investigación y desarrollo. Son esos elementos robotizados los que transforman los avances en la sociedad y ayudan en la formación de los futuros ingenieros, Manuel Baselga, ingeniero informático y diseñador de software no lo pudo describir mejor, «son robots fabricando robots».

Por curioso que parezca estamos rodeados de robótica, se encuentra en nuestras casas, en nuestros coches, en la calle, incluso en nuestras manos. Nuestro smartphone cumple varias funciones propias de la robótica, «trate de pensar en su móvil como un trabajador con una serie de tareas que debe cumplir constantemente» comenta Manuel Baselga. Y nada puede acercarse mas a la realidad, nuestros móviles están constantemente realizando funciones solo para nuestra satisfacción y para cubrir nuestras necesidades, actualizando nuestras redes sociales, nuestros mensajes, nuestras llamadas… y cada año va en aumento.

Vivimos en una sociedad robotizada y hoy más que nunca podemos decir que el futuro es ahora.

Uno de los brazos robóticos propiedad de la universidad de Nebrija

Uno de los brazos robóticos propiedad de la universidad de Nebrija / ARTURO BASELGA

En la Universidad de Nebrija se respira un ambiente propio de cualquier universidad, solo que existe un elemento diferenciador, se busca el avance. A diferencia de otras universidades aquí se preocupan por el futuro, y es que como bien opinan el 80% de los jóvenes estudiantes entrevistados a las puertas de 4 universidades diferentes y de diferentes disciplinas bajo la pregunta de si en su carrera se busca la innovación, la respuesta es no. La pérdida del interés por los nuevos avances en sus asignaturas por parte de los profesores, uno de los alumnos de la universidad politécnica de Madrid estudiando Arquitectura aseguro que muchos profesores utilizan apuntes con varios años de antigüedad, los cuales en ocasiones resultan obsoletos con el avance de las nuevas tecnologías.

Según Jordi Viñolas en Nebrija se busca la investigación, el progreso. La investigación es una parte esencial de las carreras que allí se imparten y en algunas como la ingeniería del automóvil queda claro que el estudio de la robótica y su progreso es esencial en la formación de miles de jóvenes.

Con un arsenal de recursos compuesto por maquinas, instalaciones y técnicos los laboratorios de la universidad donde trabaja ofrecen amplias oportunidades para los alumnos, desde brazos robóticos como los que se ven en las plantas de montaje de las fábricas de coches hasta impresoras en 3D de gran calidad y a la vanguardia de la tecnología. Las instalaciones se encuentran divididas en varias secciones, por un lado, el lugar donde moldear y elaborar las piezas que se quieres utilizar. La habitación se encuentra repartida en un anillo exterior con todo tipo de maquinaria para la fabricación, desde impresoras hasta hornos donde consolidar los proyectos.

Una de las zonas de más interés y que realmente muestra la voluntad de la universidad por seguir adelante en la investigación no solo en la robótica sino también en otros proyectos de ingeniería era el taller, donde según Jordi se desarrollan numerosas actividades extracurriculares que ofrecen créditos adicionales a los alumnos y donde se pueden ver proyectos como un coche con tecnología automatizada que trata de implementar robótica en la automoción.

El mercado laboral, bajo amenaza

El futuro es complicado, ya que «la tecnología no se comporta de forma lineal» asegura Alberto Fernández, estudiante de telecomunicaciones en Madrid. Durante nuestra conversación menciono la importancia de fomentar la investigación en las aulas, ya que la robótica busca esencialmente la mejora de la calidad de vida. El mito de la robótica establece que quita puestos de trabajo, que es negativa y que solo busca abaratar costes, pero eso no es cierto del todo, con la aparición de una robótica más sofisticada surgen nuevos puestos de trabajo que se centran en otros aspectos y que no tienen que lidiar con tareas mundanas como el ensamblaje o la carga. Gracias a la robótica entrando en el mercado laboral podemos centrarnos como sociedad en trabajos más intelectuales dijo Alberto Fernández.

Pese a lo mencionado existe cierto temor en la sociedad respecto a la función que desempeñará la robótica en el futuro, muchos trabajadores de comercios sienten preocupación por ser sustituidos por máquinas y perder su puesto de trabajo, sin embargo, Fernández mencionó algo curioso, y es que al igual que la economía y su “mano invisible” la tecnología también tiene una característica similar y se autorregulará para favorecer al mercado laboral por si sola. Esto, aunque cierto no elimina el temor ni los hechos, y es que la tecnología que puede favorecer esto continua su marcha hacia el desarrollo absoluto.

Pese a todo ello está claro el impacto favorable de la robótica en el sector opuesto del mercado laboral, el que se encarga de desarrollar ese campo e impulsarlo, según varios datos recogidos de la Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, la salida laboral de un ingeniero en Automática y electrónica industrial se encuentra en 4º puesto con un 82,6% de salida en el mercado laboral.

El impacto de estos datos se pueden ver de varias formas y es que ya son realidad los vehículos automatizados, adiós a los taxistas, transportistas y quizá algún día los pilotos profesionales. También lo son los cajeros en supermercados automáticos, puede que dejemos de ver al cajero de turno en nuestro supermercado habitual. Médicos, agricultores, artesanos… ¿Cuál es el límite?

Solo queda pensar en las palabras de Fernández y esperar que todo se estabilice, que las maquinas ayuden, no destruyan. Que la robótica cumpla su propósito original, el de servir y ayudar al trabajador y a la sociedad.

Centro comercial Zielo en Pozuelo de Alarcón

Centro comercial Zielo en Pozuelo de Alarcón /ARTURO BASELGA

“El coche fantástico” salta de la gran pantalla

La conducción quizá sea el sector con mayor implementación de robótica, no solo a nivel de producción sino de servicios. El coche autónomo es una realidad casi tangible para las masas, así lo ha estipulado Google en varios comunicados. Incluso Elon Musk, CEO de Tesla verifica esto como una realidad, sus coches eléctricos que tanta fama han generado alrededor del mundo y que en Madrid se pueden ver cuando contratamos el servicio de transporte de Uber; ya son capaces de una conducción completamente autónoma, sin embargo, están limitados a autopista y siempre bajo la supervisión del conductor. ¿Nunca se han preguntado cómo seria poder ser llevados a cualquier lado pudiéndose relajar durante el trayecto y sin temor a sufrir una colisión? Pues hoy por hoy se puede decir que ya es una realidad.

El futuro de la conducción competitiva en jaque

Pese a que es un sector que mueve millones de euros y que se extiende alrededor de todo el mundo, desde la Formula 1 a las competiciones de GT o World Rally Championship, existe la posibilidad de que el aspecto deportivo desaparezca de estas disciplinas si los equipos constructores y escuderías deciden automatizar sus vehículos. Aunque es algo que aún puede tardar décadas, empresas como BMW ya han subido videos a plataformas de redes sociales como YouTube demostrando las capacidades de la robótica aplicadas a la conducción en circuito.

Esto es algo preocupante y que afecta al entretenimiento de millones de aficionados alrededor del mundo. Especialmente en el campo de la Formula 1, donde debido al terreno liso y estabilidad de los coches sería mucho más fácil implementar este sistema. Las escuderías evitarían los errores humanos, con una respuesta al 100% en todas las vueltas y además ahorrarían dinero al no tener que contratar una estrella mediática. Según los últimos datos de 2016 el sueldo de pilotos como Lewis Hamilton o Fernando Alonso sería de 32 millones y 30 millones respectivamente, lo cual no se aleja en absoluto del sueldo de jugadores estrella de la liga española. Sin embargo, para muchos esto sería una pérdida de la emoción y pasión que caracteriza a estos deportes. Supondría el fin del espectáculo y la audiencia según algunos descendería drásticamente.

Es por ello por lo que todavía queda esperanza para el futuro de estas disciplinas deportivas, precisamente es esa afición la que mantendría la presencia humana en la conducción y forzaría a las empresas a mantener los pilotos profesionales. De momento tan solo se puede esperar al desarrollo de esas tecnologías para ver qué decisión tomaran las grandes manufactureras de automóviles.

¿Dónde está la línea ética entre colaboración y robo de los puestos de trabajo?

La robótica también cumple en otros campos al servicio de la sociedad, lo vemos en centros comerciales, ya no suele ser una persona la encargada de regular la temperatura, la luz y demás servicios, sino una Inteligencia Artificial la que hace que estar en los grandes centros de comercio sea agradable. Pero es aquí donde encontramos una línea ética dudosa en la relación entre robótica y el mercado laboral, por un lado, es un servicio del que disfrutan numerosas personas de forma directa pero también le está quitando el puesto de trabajo a un grupo de trabajadores. ¿Cómo clasificar este tipo de acción? «Nunca me había parado a pensarlo y quizás eso sea una de las cosas que más miedo me dan» asegura una de las encuestadas respecto a este fenómeno.

Pero no todo es negativo, la robótica también colabora de forma directa con el trabajador, y no hay más que verlo en las empresas de transporte como UPS que implementa ya drones que trabajan en conjunto con el repartidor no para quitarle su puesto, sino para aligerar el reparto y facilitar su ronda. Unos drones cargados de tecnología que vuelan con un sistema GPS y varias cámaras con el objetivo de entregar paquetes de forma rápida y eficaz a cada casa.

Jordi Viñolas al lado de un prototipo diseñado por un grupo de alumnos

Jordi Viñolas al lado de un prototipo diseñado por un grupo de alumnos / ARTURO BASELGA

El ocio en el mundo de la robótica

La robótica apareció con la idea de desarrollar las tareas laborables hasta alcanzar una rentabilidad muy alta. Por ello, muchos instrumentos utilizados hoy en día, en tareas de reparación, medicina, entre otras, tienen influencia del sector de la robótica.

Pero un grupo de gente decidió usar las nuevas herramientas para buscar el lado ocioso, consiguiendo el establecimiento de un nuevo ámbito de ocio, la robótica de competición.

Hoy día, muchos son los campeonatos dedicados para los aficionados a los avances robóticos. En muchos sitios del mundo, pero para suerte de los fans españoles también pueden disfrutarlo en nuestro país.

La Liga Nacional de robótica dispone de una competición que está creciendo poco a poco. Con varias divisiones, entre las que se encuentra las categorías inferiores, con gente joven que compite en eventos casuales y que tienen una estructura menos rígida. Y, por otro lado, la división profesional, la cual cuenta con 7 equipos que tienen características muy desarrolladas.

Los enfrentamientos se hacen cada mes o cada dos meses, depende del momento del año, en cualquier caso cada temporada empieza en Septiembre y acaba alrededor de Junio.

Entre las modalidades desarrolladas hay 5 en total, aunque solo 3 se encuentran en la división profesional: humanoides, minisumo con ruedas y carreras de minicoches autónomos.

Ante tal crecimiento la Liga Nacional de Robótica está cerrando inversiones con las que poder crecer, pero sin querer vender la liga. «No tenemos intención de vender la liga al mejor postor y dejar que se desinfle», nos asegura Raúl Lapeira, director de la competición.

El mejor momento para competiciones de este tipo son las ferias o eventos multitudinarios ya que ayudan a mostrar las funciones tan divertidas y costosas en las que se envuelve el sector.

 «La ‘Madrid Gaming Experience’ y las ferias de gamers siempre son una gran ocasión para cruzar audiencias, en la liga somos gamers de corazon y vemos muchas sinergias entre los, mal llamados, eSports y la robótica de competición. Podría enumerar mil casos pero quizás el más obvio sea este: eSports significa “deportes electrónicos”, la robótica de competición está más cerca de ser un “deporte electrónico”, que jugar a videojuegos donde lo que influye son los reflejos y la estrategia» razona Raúl.

Cada año se nota un mayor interés por el sector. Ya que como razona Raúl el sector sirve para la vida profesional de cada uno de ellos. «Los padres son conscientes de que la automatización del mundo real va a dejar muchos trabajos en la cuneta y no quieren que sus hijos e hijas lo sufran, por ello, orientar a los chavales hacia el área de la robótica significa que se están asegurando un futuro de por vida», explica.

 «El problema es enseñar a los padres cual es el camino correcto», piensa el creador de la Liga Nacional de Robótica. «No todo es robótica, hay que dejar de mirar al envoltorio bonito de los Lego y mirar a lo que realmente es robótica como Scratch (lenguaje de programación que crea historias interactivas y animaciones), Arduino (plataforma de hardware y software), Protoboards (pequeñas tablas con perforaciones, en las que se colocan diversos componentes electrónicos)».  La robótica de verdad no tiene un atractivo envoltorio de plástico.

¿Qué futuro nos espera?

La próxima vez que usted salga a la calle fíjese en su entorno, en lo que le rodea. Pregúntese que papel jugará la robótica en todo lo que le rodea. Quizá los avances en la robótica sigan un camino desafortunado y la sociedad se colapse, pero con la ética y humanidad de nuestro lado es probable que eso nunca ocurra.

El progreso tecnológico es inevitable y menos aún si la formación de los futuros ingenieros y desarrolladores es de calidad. Las universidades son y seguirán siendo una pieza fundamental en el progreso y desarrollo de la humanidad.

 

 

Be Sociable, Share!

One Comment

  1. La robótica es un mundo apasionante. El día de mañana será nuestro presente. Hay que estar preparados, quien no sepa sobre el sector se quedará fuera y tardará mucho en engancharse ¡Necesario artículo!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *