Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

El teatro, un aliado de la educación

Imaginar a un niño llegando a casa tras el colegio ilusionado por contar a sus padres que acababa de ponerse en la piel de Fernando el Católico, ya es una realidad. En muchos colegios se ha instaurado el teatro como una asignatura más a cursar, además de ser una eficiente actividad extraescolar. Según diversos estudios psicológicos, el teatro constituye una importante herramienta de aprendizaje y educación durante la etapa infantil y cada vez son más los niños interesados en este arte. No obstante, la asignatura interpretativa como tal no está tan expandida, sino que se promueven las técnicas teatrales para dinamizar diferentes clases como pueden ser ciencias naturales o historia. ¿Cómo influye el teatro en el aprendizaje de los niños? ¿Cómo trabajan las escuelas teatrales con ellos?

Aprendiendo con el teatro

Desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se promueve la implantación de esta actividad en las aulas puesto que los niños y jóvenes son los que más interpretación consumen y practican. Incorporar el teatro como asignatura, o como parte de aprendizaje de ciertas asignaturas, influye de manera muy positiva en la educación, sociabilidad y aprendizaje de los niños. Practicar esta actividad potencia las relaciones personales, incluso con los adultos, haciéndoles más sencilla la socialización, estimulando la expresión oral en público.

Los niños se entretienen en el colegio elaborando sus propias actuaciones y vestimentas

Los niños se entretienen en el colegio elaborando sus propias actuaciones y vestimentas / Crafts

Amenizar las clases nunca fue tan fácil. Tan solo se necesita un guión divertido y sencillo que se adapte a la materia didáctica, y unos niños dispuestos a aprender. La relación del guión con la asignatura es fundamental para que los más pequeños puedan asimilar conceptos de una manera más dinámica y eficiente, además de incrementar el vocabulario y mejorar la pronunciación. Marco Antonio de la Parra definía el teatro como “un arte que enseña, no sólo muestra, que obliga a conocer más que reconocer. El teatro es milagroso, puede llegar a hacernos oír aquello para lo cual éramos sordos, y ver…”. Por tanto, no hay mejor que otorgar todas esas cualidades desde la infancia. Al final, la mente de un niño es un fantástico mundo por descubrir donde la imaginación y la educación se cohesionan.

Acciones imaginarias: creciendo desde dentro

Cuatro trapos y un texto en una maleta. Así fue el inicio de Acciones Imaginarias, compañía teatral con más de 16 años imaginando; “Es algo más que una compañía. No queremos hacer por hacer. Para nosotros el teatro siempre ha sido un vínculo para compartir cosas que nos inquietan y que nos lleven a compartir preguntas”. Así nos perfila Eva Egido su compañía, fundadora junto a Rubén Vejabalbán que comenta que siempre han llevado a cabo proyectos educativos y culturales. Desarrollan actividades paralelas pero desde diferentes puntos de vista; “hemos hecho talleres con niños en situaciones a veces complicadas. También trabajamos una temporada con presos”, comenta Eva Egido.

Eva Egido, fundadora de la compañía teatral Acciones Imaginaria

Eva Egido, fundadora de la compañía teatral Acciones Imaginarias / Acciones Imaginarias

Huyendo de lo comercial, la compañía parte de lo vital, abarcando las cosas que en el momento se necesitan cuestionar. En sus escenas predominan temáticas sociales y morales, que intentan llevar al espectador a una conciencia movilizadora. Eva, también docente de teatro, comenta que Acciones Imaginarias es un lugar de desarrollo personal y artístico donde el teatro recoge lo que está sucediendo, en todos los aspectos. Además, afirma que en España ha aparecido desde la crisis otro recorrido y propuestas que son muy interesantes, temáticas que antes quizá no veías.

Como profesora y actriz, nos habla de la responsabilidad que hay para llevar a escena un proyecto. “Nosotros hemos hecho dos espectáculos para niños teniendo claro que merecen el mismo rigor, seriedad y respeto que un adulto”. Actualmente con una obra de teatro infantil, Carlota: odisea en el espacio, han creado una saga donde tenían claro que querían tratar la cuestión de género. “Estamos mejorando, pero falta mucho por hacer”, señala Eva. Querían que hubiera una protagonista femenina sin trabajar desde un lugar sexista. También han trabajado la temática ecologista y de cómo cuidar nuestro planeta. Para ello, proponen el teatro como un juego, donde los niños se lo pasen bien; “No hay mejor forma que aprender con un niño que jugando y divirtiéndose. No creo que haya que someterlos a una lectura enciclopédica y que se vayan llenos de datos”.

El teatro ayuda a que los niños adquieran herramientas y seguridad en ellos mismos. A través de la participación y la interacción, acaban formando parte del juego y se vuelven resolutivos. “Lo importante es que sea transformador desde lo mágico y lo divertido, y no tanto desde el intelecto”, comenta Eva, donde añade que la herramienta del actor es su propio cuerpo y voz, y al trabajar sobre ti mismo coges seguridad, soltura y confianza.

La compañía trabaja consciente de que el teatro es necesario para llevar a la sociedad a cuestionarse cosas. Compartir el momento con el espectador provoca una transformación en directo donde cada función es única. Aporta una experiencia presencial que compartes con el resto , algo que cada vez se va diluyendo más en la era en la que vivimos, donde la tecnología está imponiéndose en el tú a tú de las personas.

Niña utilizando el teatro para entretenerse y aprender.

Niña utilizando el teatro para entretenerse y aprender / Azteca Noticias

 

El reto del público nativo digital

Según un estudio de la Universidad de Valencia, un tercio de la población infantil solo juega con aparatos electrónicos y videoconsolas. Cada vez son menos los niños que juegan en la calle con otros niños, debido tanto al uso de las tecnologías como a un incremento de las actividades extraescolares. Sin embargo, es imposible rechazar el uso de estos dispositivos, ya que son una herramienta poderosa no solo desde el punto de vista del entretenimiento, sino también educativo. Los niños que hoy juegan con tablets mañana moverán el mundo laboral desde un smartphone.  “Todo está tan digitalizado que cada vez es más difícil encontrar experiencias que tengan que ver con el compartir espacio, tiempo, sudor y lágrimas en el momento”, señala Eva Egido, y apunta al teatro como una herramienta para escapar de la trampa de las pantallas.

“El teatro, y cada vez más, aporta algo que en la sociedad contemporánea cada vez más difícil de encontrar”, añade. Se trata de un público exigente, “niños que desde que nacen saben meterse en el móvil”. Eva Egido cree que en el poder de las tablas para sacar al niño de ese contexto de virtualización y acercarlo a un entorno más humano y real. “El teatro aporta una experiencia presencial y de compartir en el momento con lo que sucede, con seres de carne y hueso, que me parece maravilloso. Para los niños, como experiencia creo que es fantástica. Una experiencia escénica y de compartir. Es muy transformador”. Aunque buscan una experiencia de carne y hueso, es innegable que la tecnología está para ayudar y potenciar la experiencia. Las obras de Acciones Imaginarias cuentan con recursos técnicos que amplifican la experiencia de una audiencia que necesita de fuertes estímulos para mantener la atención. “Los niños como mejor aprenden es divirtiéndose y jugando, que es lo que les toca. A veces vienen bebés que no entienden nada pero flipan con las proyecciones y la música”, comenta Egido.

En definitiva, el teatro, además de alternativas en la educación, aporta factores psicológicos y sociales para el desarrollo y la integración de los más jóvenes. Hasta el momento son pocos los colegios que incluyen esta actividad como asignatura, pero seguro que dentro de unos años será más usual en las aulas españolas.

Be Sociable, Share!

2 Comments

  1. El teatro, así como el resto de expresiones del arte, es fundamental en el desarrollo de los seres humanos. Me parece una muy buena iniciativa el acercar el teatro a los niños desde pequeños.

  2. Ultimamente hay mucho teatro comercial. Lamentablemente muchas salas que proponen cosas interesantes a nivel de interacción humana están más vacías. La imagen vende más que el contenido, y creo que es importante que esto cambie. Interesante aportación con este reportaje!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *