Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Perros-guía, ojos para los que no ven

Hoy en día hay 1000 personas con ceguera o grave discapacidad visual que se valen de un perro guía para facilitar su movilidad.  La mayoría de estas personas están educadas en la escuela de la FOPG (Fundación Once Perro Guía). El trabajo de las más de 60 trabajadores y los cientos de apadrinadores, se refleja, de forma directa, en la mejora de la forma de vida de muchos invidentes.

Nuestro cerebro no para de funcionar jamás. Trabaja constantemente estemos despiertos o dormidos. Preside nuestro organismo, organiza meticulosamente cada uno de nuestros movimientos. Lo hace también con los sentimientos. Cada uno de los glóbulos que en este momento, mientras lee este texto, bucean por nuestra sangre, lo hacen gracias a la acción del cerebro. Ni el mejor de los procesadores quedaría tan bien configurado como nuestro órgano rey.

Cada uno de nuestros sentidos recoge distinta información que llega a la corteza cerebral, concretamente al lóbulo occipital, situado en la parte posterior de la cabeza. El ser humano presenta una serie de características visuales que nada tienen que ver con las de un perro.

Diesel, perro guía. Foto propia

Diesel, perro guía. Foto propia

Ellos tienen una perspectiva completamente diferente. Debido a su altura no ven más allá de un metro de alto (dependiendo claro está, de la raza) y gracias a la posición de sus ojos tienen una visión periférica más amplia que la de las personas. Sin embargo, el ser humano cuenta con un tacto mucho más desarrollado que ellos. Los perros se valen del olfato.

Estamos por tanto ante un tándem perfecto. Que el perro es el mejor amigo del hombre se ha defendido desde que existen unos y otros. Llegados a este punto, imaginemos el funcionamiento de este tándem mucho más allá de amo-dueño. Pasemos la línea del hombre y su mascota. Llegamos al momento en el que el engranaje comienza a funcionar para dar paso al equipo formado por un invidente y su perro guía.

Situación actual

En nuestro país existen casi 70.000 personas ciegas El porcentaje de hombres y mujeres es prácticamente igual. Las mayores causas de ceguera en España son la miopía magna (21,45%) y las degeneraciones retinianas (12,74%). Las comunidades autónomas con mayor número de ciegos son, en este orden, Andalucía, Cataluña y Madrid, según la ONCE.

Oficialmente, para ser considerado ciego se debe tener una agudeza visual igual o inferior a 0 en la escala de Wecker, o no poseer un ángulo de visión de más de 90 grados. El coste de un perro lazarillo es de 30.000 euros (el monto íntegro lo asume la Organización Nacional de Ciegos Españoles).

La escuela de la FOPG nació el 24 de septiembre de 1990, siendo la ONCE y su Fundación, además de fundador, único patrocinador. Anualmente gradúa a 100 perros-guía además de los 24, aproximadamente, procedentes de la escuela americana.  La FOPG trabaja principalmente con tres razas: labrador, golden retriever y pastor alemán, debido a su agilidad y su inteligencia.

David y su perro

David usuario de perro-guía. Foto propia.

David Fernández Rey es una de las personas invidentes que, desde hace 5 años, va a acompañado a todos los sitios por Diesel, su perro guía. Destaca la facilidad que supone ir con él a todo sitios, pero que “no es un GPS, como mucha gente se cree. Esto es un equipo. El perro te marca los obstáculos y tu le marcas a dónde quieres ir””. Afirma que hay que enseñar a las demás personas unas reglas básicas, como no despistar al perro ni llamar su atención sin previo conocimiento del dueño. David conoce de primera mano las dificultades que, aún hoy, siguen teniendo personas como él que necesitan a su perro guía para acudir a los sitios. “La edad máxima laboral del perro, salvo excepciones, es de 10 años” Su valoración general es muy buena. “Es una maravilla, la libertad absoluta” , asegura.

 

El proceso de instrucción dura desde que el perro entra en la escuela, cuando ya ha sido educado por una familia, hasta que es adjudicado a una persona con ceguera. El periodo es de entre seis y diez meses. En el comienzo, se refuerza la obediencia básica (sienta, échate…) que el perro ha aprendido siendo un cachorro. A continuación se introduce el arnés, y una vez que este arnés esté puesto, el perro asume toda la responsabilidad que conlleva llevar a una persona a su lado. La formación de un instructor de movilidad con perro guía es compleja, dura unos dos años en lo que tiene que aprender todo los relacionado con el perro y al ceguera, técnicas de orientación y movilidad.

Esther García, educadora perros guía de la FOPG, tuvo, durante casi 2 años, un futuro perro-guía a su cargo. Cuenta que a pesar de no ser idea suya, repetiría muchas veces más la experiencia. “Vamos preparando al cachorro para que aprendan a no ladrar, a no salir corriendo cuando se escapa una pelota, a que no moleste en público. Que se acostumbre a todo, eso cuesta” Estuvo un año y medio de forma continua, y mientras el perro pasaban el proceso de adaptación final, estaba con él de forma discontinuo. Afirma que hay que gente que no le gustan los perros y no conocen la legislación. “A veces iba con la ley en el bolsillo”.

 

Legislación

La ley de accesibilidad varía en algunos aspectos dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos. Sin embargo, la norma común es que los perros guías pueden entrar a cualquier establecimiento, público o privado. A pesar de ello, no es poco habitual que gerentes de locales prohíban su entrada. Para ellos, la ley maneja diversas penas, dependiendo si la infracción ha sido leve, grave o muy grave. Las excepciones parecen lógicas: los perros no podrán entrar en el área de cuidados intensivos de un hospital ni en los quirófanos, así como se recomienda evitar su entrada en el zoológico.

Toda la información se encuentra en el informe realizado por la ONCE. En esta legislación vemos cómo se desmontan mitos que gran parte de la sociedad tomaba como reales. Por ejemplo, nadie podrá impedir el paso de un perro guía a lugares como el cine, el centro comercial, e incluso una piscina pública.

A la hora de viajar, la situación no es diferente. De hecho, es tal la demanda que existen webs de búsqueda de hoteles en los que permitan, sin restricciones, la entradas de los perros guía. Es el caso de hotelesperros.com o aceptanperros.com

En definitiva, vemos cómo todavía hay falta de conocimiento sobre los perros-guías. Perros cuya formación y educación tienen un resultado directo sobre la vida de las personas ciegas a las que son asignados. Como hemos visto, esto no sería posible sin el trabajo de la FOPG ni de personas como Esther, que ponen su dedicación y esfuerzo al servicio de estos animales.

perro-guía

Perro-guía. Foto propia.

Be Sociable, Share!

3 Comments

  1. Ay diesel! 😀 Muy chulo el reportaje chicos!! Un tema muy bonito la verdad!

  2. Me ha gustado mucho, muy interesante

  3. Buen trabajo, interesante la parte de legislación 😉

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *