Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Boa Mistura, pintar ciudades para cambiar historias

Durante mucho tiempo el streetart se ha tachado de vandalismo pero cada vez es más frecuente en nuestra sociedad y está adquiriendo el reconocimiento artístico que merece. Boa Mistura es un colectivo artístico que nació de un grupo de amigos que quisieron dedicarse a lo que más le gustaba, hacer arte urbano. El nombre del grupo “Boa Mistura” proviene del portugués y significa “Buena mezcla” haciendo referencia a las distintas formaciones de los miembros del grupo.  Este colectivo surgió a partir de la iniciativa de cinco chicos madrileños, que al salir de la universidad deciden hacer algo que les gusta pero sin dejar de lado los conocimientos que habían tardado años en adquirir. Actualmente, son 9 los profesionales que forman parte de este colectivo artístico, entre los que se encuentran: Javier Serrano (arquitecto), Pablo Ferreiro (diseñador gráfico), Pablo Purón (publicista ilustrador), Juan Jaume (licenciado en bellas artes).

 

La obra que motivó la creación de Boa Mistura

La primera obra realizada por Boa Mistura, “Die Umarmung” (El abrazo) se llevó a cabo en octubre de 2009 en Berlín, Alemania. Localizado en el hotel East Side Hotel frente al viejo muro de Berlín, Boa Mistura quiso homenajear el reencuentro de las dos Alemanias en el 20 aniversario de la caída del muro de Berlín. Esta obra de 19 metros de altura por 9 de ancho, se realizó con grúas y walkie talkies. Las dos figuras representadas en su obra, son dos personas abrazándose expresando el encuentro entre este y oeste.

Die Umarmung, el abrazo Boa Mistura

“Die Umarmung”, Berlín, 2009 / Boa Mistura

Esta obra, la más duradera, fue totalmente gratuita para el dueño del hotel y, como explica Javier Serrano, fue un regalo de Boa Mistura para Berlín en homenaje al diálogo, al entendimiento… Con este proyecto aprendieron a reflexionar sobre el espacio y la obra y así, vincular las obras con el lugar. «Fue muy significativo este proyecto porque todos estábamos acabando la universidad y la experiencia de estar ahí todos juntos viviendo y trabajando durante un mes fue lo que nos hizo jugárnosla e intentar vivir de lo que más nos gusta hacer que es pintar», afirma el artista.

 

Etapa Crossroads: la importancia de involucrar a la comunidad

La serie Crossroads engloba distintos proyectos de arte urbano participativo. La idea se inició hace cinco años y a día de hoy todavía sigue vigente. El primer proyecto tuvo lugar en Sudáfrica en 2011, con el título “Velokhaya”, y desde entonces se han sucedido hasta 12 más en lugares tan dispares como Brasil, Georgia, Argelia, Madrid, Panamá, México, Cuba, Colombia, República Dominicana, Kenia o Nicaragua.

La participación de los habitantes es clave en este tipo de acciones que tienen una clara finalidad: convertir a los vecinos en coautores de la obra para que se sientan capaces de mejorar la estética de su entorno y vean el barrio como un lugar habitable, fortaleciendo además su sentimiento de comunidad. Antes de empezar a trabajar, los integrantes del grupo se trasladan a la ciudad para estudiar el espacio y convivir con la comunidad. De este modo pueden observar los lazos que mantienen los vecinos con el lugar y pueden desarrollar después la propuesta gráfica.

La favelas de Sao Paulo, Brasil

“Luz Nas Vielas”, Sao Paulo, 2012 / Boa Mistura

Ángela Amer, otra integrante del grupo, explica que la participación ciudadana es muy valiosa, ya que «sin saber las técnicas de pintura, tú puedes hacer que un espacio se convierta en tu lugar y sentirte orgulloso de haber formado parte de ello».

El proyecto “Luz Nas Vielas” realizado en Vila Brasilândia (Sâo Paulo) en enero de 2012, ejemplifica esta función social, donde las deterioradas callejuelas fueron reformadas a través de las pinturas. Así, conceptos como belleza, firmeza, amor, dulzura y orgullo, elegidos por la propia comunidad, son los que decoran ahora el lugar.

En La Habana, gracias al proyecto “Mi raíz es”, el poema “No sé” de Samuel Feijoo se puede leer en diferentes puntos estratégicos de la ciudad. El proyecto fue desarrollado en el 2015, cuando Boa Mistura ya contaba con cierta experiencia en este tipo de acciones. En ese momento, ya había desarrollado ocho obras similares, como por ejemplo el proyecto en el barrio del Chorrillo de la Ciudad de Panamá titulado “Somos Luz”. En esa ocasión la pintura de colores vivos e intensos transformó las cincuenta viviendas de un edificio desgastado de la ciudad en un lugar más alegre y habitable.

 

«Madrid ha sido un sitio muy jodido»

Madrid, una ciudad hostil para cualquier persona o colectivo artístico que se quiera expresar en el espacio público. Boa Mistura, no ha sido la excepción de la regla. La capital española ha sido el lugar en el que este colectivo de arte callejero ha tenido más tropezones. Según Javier, uno de los fundadores, después de estar 25 años gobernada por la derecha y aunque es difícil el cambio, la administración lo está haciendo. Tanto es así, que los primeros proyectos de Boa Mistura en el centro de Madrid tienen su récord de permanencia en una semana. Y es que las instituciones públicas se han encargado de borrar varias de sus creaciones.

Respirando en el corazón de Madrid

“Respira” Calle San Dimas, Madrid, 2016 / Sara González

Esta poca aceptación en su inicio es algo curioso ya que Madrid es la capital de un país europeo. Además, se trata de un grupo que se encarga de hacer arte y que no sea valorado en la capital, mientras que en otras ciudades de España y en otros países de Europa, América y África si lo son. Esto cuestiona si en Madrid realmente hay espacio para expresar el arte libremente y que pueda llegar a cualquier persona.

Una de sus obras más impactantes alrededor del centro de la capital es “Te comería a versos” (hecha en 2014). El objetivo de este proyecto (al margen de instituciones y empresas) era humanizar la capital. Para cumplir este objetivo se han basado en versos de canciones (como: “Tu respiración”, “Vis a vis”,  “La ciudad pintada”, “A mi yo de ayer” o “Magia blanca”) y libros (como “Micropoemas2”).

A pesar de que los gobiernos no apuestan por este tipo de iniciativas, hay que rescatar que en la actualidad Boa Mistura no tiene ninguna multa en Madrid, como afirman los integrantes del grupo. Este tipo de arte cada vez es más aceptado entre la ciudadanía, ya que forma cada vez más parte de grandes ciudades como Berlín o Nueva York.

 

Nuevos tiempos para el streetart

El streetart ya no es algo que tiene que estar relacionado con actividades ilegales, ya que en el caso de Boa Mistura cuentan con permisos antes de empezar a pintar cada obra. La sociedad está cambiando con el arte, y a la misma vez lo está haciendo la visión de la población sobre este tipo de representaciones artísticas. Así lo demuestra el buen recibimiento que tienen cada uno de sus proyectos alrededor del mundo.

Al estar hecho por artistas no tendría que resultar una contaminación visual, ni algo molesto que rompe con el orden de la ciudad. No deberíamos menospreciar el arte expuesto en las calles, pues es un reflejo de la sociedad y nuestros antepasados más lejanos ya pintaban sobre las paredes de las cuevas los acontecimientos más importantes de sus vidas.

Be Sociable, Share!

6 Comments

  1. ¡Enhorabuena! Me ha gustado mucho el reportaje , la verdad es que había visto algunos de sus trabajos pero no sabía nada sobre Boa Mistura.

  2. Arte en estado puro y al alcance de todos. Gracias por vuestro reportaje. 🙂

  3. Es interesante ver como también se puede realizar el streetart de forma legal. Me ha gustado mucho!!

  4. Impresionante.Gracias por compartir todo este Arte.Enhorabuena !!!

  5. enhorabuena por el reportaje, el arte en las calles da un toque especial a las ciudades

  6. Gran reportaje! Interesante para dar a conocer pequeños colectivos que luchan para intentar mejorar el entorno en que vivimos a través de su gran pasión. Enhorabuena!!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *