Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

En busca de un futuro laboral

Hoy en día, la figura del becario es algo más que común en muchas empresas. Jóvenes que trabajan como becarios para adquirir experiencia, esperando llegar a un sitio en el que quedarse definitivamente y adquirir un puesto de trabajo indefinido. En España el número de estudiantes que quieren realizar prácticas para complementar sus estudios es cada vez mayor, pero ¿hay oferta para todos?

El Real Decreto 1707/2011, de 18 de noviembre, regula las prácticas académicas externas de estudiantes universitarios. Dicho real decreto ha sido anulado por sentencia del Tribunal Supremo. En virtud de esa normativa, se permite a las universidades que puedan establecer, mediante un convenio con una empresa, la realización de prácticas por parte de los alumnos universitarios. Con la finalidad de reforzar la formación de los alumnos universitarios en las áreas productivas de las empresas, preparando su incorporación futura al trabajo, En esa disposición se señala que las prácticas no son constitutivas de una relación laboral, no pudiendo sustituirse las mismas por puestos de trabajo en la empresa. En la actualidad es complejo encontrar unas buenas prácticas universitarias. Para ello, las universidades facilitan prácticas a los estudiantes mediante un programa que depende de cada universidad.

 

 

 

Becarios: pieza fundamental para los medios

Bárbara es una alicantina de 21 años, que estudia periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Su experiencia con las prácticas extracurriculares comienza en el Diario de Información de Alicante. Allí, apoyó la redacción de este pequeño diario durante los 3 meses que dura un verano. Durante este periodo firma un contrato de prácticas en el que cobra 100 euros al mes por una jornada de 8 horas diarias, pero  según sus palabras: «Realmente no eran ocho, eran más, ya que me ocupaba todo el día por 100 euros al mes».

Respecto a la duración de las prácticas no hay nada concretado, eso depende del centro y de que sean extracurriculares o no. Suele ser según las condiciones que oferte la empresa. En el tema de los horarios siempre hay que tener en cuenta las responsabilidades académicas del alumno. Para poder hacer un convenio de prácticas con una empresa debes estar matriculado como estudiante en la universidad o en un centro adscrito a ella.

Futuro, contrato, prácticas, estudiantes

Barbara Díez estudiante de periodismo / Gonzalo Jarabo

Una vez comenzado el curso, se incorpora a la página web MiTele, del grupo de comunicación Mediaset España. En este periodo de prácticas trabaja durante 9 meses. Al ser un periodo largo comienza con una fase de aprendizaje durante los primeros tres meses. Tras haber aprendido el oficio, Bárbara siente que realiza el mismo trabajo que un redactor por el sueldo de un becario.

Sus terceras prácticas las realiza en la revista de moda YoDona. Aquí la cosa cambia, el puesto de trabajo que le asignan no le provee de experiencia laboral como para ampliar sus conocimientos en el sector de la comunicación. Aunque cobre 300 euros al mes, el contrato de prácticas extracurriculares tiene el objetivo de formar y dar experiencia laboral al estudiante. Para Bárbara no sirve de nada cobrar 300 euros por calentar la silla en el trabajo.

Barbará utilizó la bolsa de empleo de prácticas de la Universidad Complutense de Madrid para trabajar en sus segundas prácticas. En concreto, se unió al GIPE, Gestión Integral de Prácticas Externas, que entra dentro del sistema del COIE.

Otro ejemplo distinto es Beatriz de Zaragoza. Estudió periodismo en su ciudad natal hasta completar su formación universitaria. En la capital aragonesa realizó dos periodos de prácticas. Un periodo de formación obligatorio en el plan de estudios de su universidad, por lo que trabajó durante un tiempo para la administración pública.

No siempre es obligatorio tener que realizarlas. Sin embargo, hay universidades, como en la que estudió Beatriz, que imponen a sus alumnos un periodo de prácticas obligatorias para poder obtener el título, es lo que se conoce como prácticas curriculares.

Más tarde, realizó más prácticas en Zaragoza sin remuneración de ningún tipo. Ella ha vivido el problema de realizar prácticas extracurriculares en otras comunidades autónomas, puesto que las prácticas que realizó en Zaragoza eran no remuneradas. Al viajar a la capital para estudiar un máster, compatibilizó sus estudios con prácticas remuneradas. Y lo que es más importante, le proporcionaron un puesto de trabajo permanente una vez acabado el periodo de formación.

Aquí radica el problema de muchos universitarios españoles. Los núcleos universitarios de España no tienen la capacidad económica de sustentar de prácticas extracurriculares remuneradas a todos los estudiantes que salen de esos núcleos. Por lo tanto, el camino a seguir, como el de Beatriz, es viajar a una ciudad como Madrid o Barcelona, en la que se encuentran grandes empresas, para la búsqueda de un puesto de trabajo a partir de realizar prácticas.

La plataforma esencial

El COIE, Centro de Orientación e Información de Empleo, es el organismo público que se encarga de poner a disposición de estudiantes universitarios las herramientas para empezar a trabajar en su ámbito laboral. Actúa como el intermediario entre los estudiantes y las empresas. Por lo tanto, las empresas que quieran ofrecer puestos de trabajo en el COIE deberán firmar un convenio para regular las actividades laborales de los estudiantes en prácticas.

Pero, este organismo no solo ofrece puestos de prácticas externas. También, su objetivo es de ayudar y guiar a los estudiantes a mejorar su posición laboral mediante la realización de talleres para mejorar las técnicas de búsqueda de empleo una vez hayan acabado sus estudios superiores. Las principales universidades que utilizan este sistema en su plan de estudios son la Universidad Nacional de Educación a Distancia, La Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Politécnica de Madrid. Aunque, toda universidad que lo quiera puede interactuar con el COIE para ofrecer prácticas externas a sus alumnos.

Estudiantes, prácticas, futuro, contrato

COIE UCM

Dentro de los requisitos de las prácticas están que el alumno solo puede realizar un máximo de 1 año de prácticas en la misma empresa, tiene derecho a faltar en época de exámenes y tiene un tutor dentro de la empresa y otro en la universidad que le guían durante el periodo laboral. Pero, estas prácticas pueden ser remuneradas o no, esto lo fija la empresa ofertante por lo que algunos alumnos se quejan de precariedad o explotación laboral.

La ciencia tiene ventaja 

Gema está estudiando farmacia, por lo que su plan de estudios y la importancia de las prácticas en su carrera son totalmente diferentes, al ser una carrera universitaria de ciencias. Al completar la mitad de la carrera obtiene el título de auxiliar de farmacia para poder trabajar de ayudante en cualquier farmacia.

Ella optó por buscar por su parte las prácticas en establecimientos. Fueron estancias temporales no superiores a seis meses que servían para poner en práctica sus conocimientos, pero en ningún caso para obtener un puesto de trabajo fijo. También realizó un periodo de prácticas sin remunerar y sin contrato laboral en un centro de investigación farmacéutica.

Su caso, es el de buscar de forma individual alguna farmacia que necesite sus servicios, hasta obtener un puesto o emprender de forma personal. Aun así las facilidades que reciben en la universidad son notables. En quinto curso la facultad incluye un porcentaje de créditos destinados a las prácticas. Por lo tanto todos los estudiantes acaban su grado habiendo realizado prácticas externas. ¿Por qué esto no sucede en todas las carreras?

Muchos estudiantes manifiestan sus quejas al respecto. Como nos dice Beatriz en la entrevista: «Las prácticas deberían estar incluidas en el plan de formación porque son realmente importantes y donde verdaderamente aprendes la profesión». Sin duda, otra de las razones por las que las prácticas deberían estar incluidas en el curso de la carrera es que muchos estudiantes tiene que compaginar la realización de las misma con sus obligaciones académicas. Siendo esto muy complicado ya que requiere una dedicación total.

Sin duda los estudiante de ingeniería son los que tienen mejores experiencias en las prácticas universitarias. Adrián realizó sus estudios universitarios de ingeniería informática en la Universidad de Málaga. Actualmente tiene 26 años y se dedica a realizar prácticas en Deloitte. Esta carrera está muy demandada actualmente y crecerá su demanda con el tiempo.

Prácticas, futuro, estudiantes, contrato

Adrián Sánchez estudiante de ingeniería informática / Cristina Arias

Actualmente, Adrián no ha terminado todas las asignaturas de la carrera, quedándole una. La cual se la aprobarán el próximo año tras haber pedido la aprobación de dicha asignatura, debido a que tras haberla suspendido tres veces, en Málaga te dan la oportunidad de pedir su aprobado definitivo. Posteriormente tendrá que presentar el proyecto que tiene ya listo. ¿Qué problemas le ocasiona esta asignatura que no hay manera de aprobar?

Le ocasiona cobrar un sueldo de 300 euros menos del que debería cobrar. Aun así, posee un sueldo mucho más sustancioso que el de los estudiantes anteriormente citados, por cuestiones de demanda y oportunidades del mercado laboral. En Deloitte ha aprendido mucho y que le hacen manejar diferentes ámbitos dentro de su grupo, no solo el de ingeniero. En esta empresa prima el trabajar en equipo y llevar el proyecto adelante entre todos.

Tras el periodo de formación las posibilidades de quedarse en la empresa son muy altas. Como cuenta Adrián en la entrevista: «El proceso de selección de becarios es muy complicado, pero cuando consigues acceder, las posibilidades de quedarte contratado son casi del 100%».

La precariedad en las carreras inusuales

Irene está estudiando un grado universitario de arqueología en la Universidad Complutense de Madrid. Las prácticas en esta carrera se centran en ayudar en museos durante el periodo que dura el curso escolar o acudir a excavaciones arqueológicas durante los meses de verano.

Ninguna de estas dos actividades posee un acuerdo laboral. Según Irene: «En mi carrera que te hagan un contrato de prácticas es muy difícil, y un contrato laboral todavía más». Pese a la dificultad y a la precariedad de las prácticas en este sector, los alumnos tratan de realizar prácticas donde sea porque al fin y al cabo, son actividades para obtener experiencia en el ámbito de su disciplina universitaria.

Los problemas la carrera de arqueología se acrecientan cuando, según Irene, existen excavaciones de prácticas por la que se paga para obtener experiencia. Los promotores de las excavaciones se lucran para dar experiencia a alumnos universitarios que quieren comenzar en el mundo laboral.

Por otra parte, si al finalizar las prácticas la empresa quiere que formes parte de su equipo como empleado se deberá realizar una nueva relación laboral y el tiempo que haya estado trabajando el becario no se contabilizará como antigüedad en la empresa.

Estudiantes, contrato, futuro, prácticas

Irene González estudiante de arqueología / Natalia García

La salida de licenciados en busca de trabajo en Europa o América está a la orden del día, pero pocos hablan de la marcha de jóvenes a esos países para cursar estudios universitarios.En la actualidad sale más económico hacer prácticas en el extranjero que estudiar en otra comunidad autónoma. La mayoría de los jóvenes que se marchan confían en que, con su sólida formación, no tardarán en encontrar trabajo, eso sí con la vista puesta en volver a casa pasados los años. Además de esto, otra punto a su favor es que vuelven a su lugar de origen manejando otra lengua diferente. Y además es más común cobrar por dichas prácticas.  En  España, por desgracia, encontramos muchos casos de becarios que no cobran absolutamente nada.

Abrir fronteras

Las prácticas en el extranjero son muy valoradas por las empresas, ya que brindan la oportunidad de conocer cómo se trabaja en otros países, aprender nuevos idiomas, obtener experiencia y enriquecer el currículum. La capacidad de adaptación para poder desenvolverte en el nuevo entorno, esto ocurrirá sin que lo notes, ya que es una manera de responder inconscientemente ante diferentes situaciones, experiencias, entre otros. Esto te permitirá asumir nuevos retos y ser una persona más eficaz y válida para la empresa que te contrate.

Las ventajas de estudiar en el extranjero son:

– Trabajar en un entorno multicultural: si tu primera experiencia laboral es en el extranjero, tus posibilidades de conseguir un buen empleo aumentarán considerablemente cuando regreses a tu país e incluso podrás competir en el mercado laboral internacional, tendrás muchas posibilidades de encontrar un empleo. Trabajar con profesionales de país te proporcionará la experiencia necesaria para relacionarte con facilidad en entornos multiculturales.

– Crecimiento personal: Durante tus prácticas en el extranjero aprenderás a resolver situaciones por ti mismo, lo que te ayudará a ganar confianza en ti mismo y a madurar. Vivir sólo en otro país implica que tus responsabilidades cambien, es decir, tendrás que hacer frente a gastos como el pago del alquiler, de la comida, etc. que deberás distribuir adecuadamente. Una manera de crecer personalmente que agradecerás haber obtenido durante tu experiencia.

Actualmente encontramos plataformas muy útiles para encontrar prácticas en el extranjero, estos son los más recomendables:

THE INTERNSHIP SERIES ON LINE: Este sitio ofrece información completa y actualizada de más de 2.800 organizaciones estadounidenses con oportunidades de prácticas profesionales y trabajos de verano para los jóvenes.

IDEALIST.ORG: Idealist incluye información de más de 57.000 organizaciones sin fines de lucro y comunitarias en más de 180 países, que ofrecen oportunidades para los interesados en el voluntariado o las prácticas. Son empleos dedicados a ayudar a los demás y a intentar marcar una diferencia en el mundo. El sitio es desarrollado por Action Without Borders, una organización creada en 1995.

EXPERIENCE.COM: Aquí encontrarás diversas ofertas de prácticas, además de un gran número de recursos y consejos útiles. Son artículos atemporales con mucha información útil, escritos por y para estudiantes, donde se comparten experiencias personales.

GOABROAD.COM: Go Abroad incluye diversos sitios como Study Abroad (para estudiar en el extranjero), Intern Abroad (para prácticas profesionales) o Volunteer Abroad (para voluntariado). Allí podrás encontrar miles de oportunidades internacionales para quienes quieren una experiencia en el exterior.

INDEED.COM: Esta página incluye todas las convocatorias de empleos publicados en periódicos, asociaciones y sitios de empresas. Además, puedes guardar tus búsquedas y recibir alertas de empleos a través de RSS feeds a tu casilla de correo electrónico.

SIMPLY HIRED :Este sitio es muy sencillo de usar: agrega ofertas laborales directamente desde los sitios de los empleadores, firmas de reclutamiento…Además ofrece herramientas adicionales y filtros que te ayudan a reducir la búsqueda para ajustarse a tus intereses laborales.

Finalmente los únicos contras que podemos encontrar son la lejanía de las familias y la necesidad de los jóvenes al verse obligados a tener que abandonar su país. Según el informe ‘Estado del mercado laboral en España’, realizado por ESADE en colaboración con Infojobs, un 75% de los menores de 30 años que participaron en el estudio estaban dispuestos a hacer prácticas laborales sin percibir ningún salario, únicamente con el objetivo de aumentar su experiencia.

Las becas y prácticas no constituyen un contrato de trabajo, y al no existir relación laboral, los que las realizan quedan fuera de las normas que conciernen a asuntos como la duración de la jornada, salario, vacaciones, despidos o suspensiones de contrato. En definitiva, un agujero por el que se cuelan las supuestas garantías de los jóvenes que comienzan su andadura en el mercado laboral.

 

Be Sociable, Share!

One Comment

  1. Entiendo lo problemático de esto. Yo estuve haciendo prácticas en varios sitios, lamentablemente solo me utilizaban para actualizar bases de datos y la verdad no aprendí nada en estos lugares. Finalmente empece a trabajar por mi propia cuenta tratando de aprender por mis medios y pude solucionar mi situación para encontrar un empleo, pero si no lo hubiera hecho no se que hubiera sido de mi.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *