Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Huertos Urbanos, una nueva forma de vida

Huerto UCM

Instalciones de La Huerta de Cantarranas

Llenan las grandes ciudades. Azoteas, museos, jardines particulares, plazas públicas. El campo se acerca a las grandes urbes y muchos ciudadanos optan por un cultivo independiente y ecológico para satisfacer sus necesidades de consumo. Acercarse a una vida más cercana a la naturaleza, alejarse de la híper-industrialización de las ciudades y un consumo más saludable son algunos de sus objetivos. Hablamos de los Huertos Urbanos, una serie de espacios verdes en los que podemos cultivar nuestras propias verduras y hortalizas de una manera ecológica y sostenible. Se trata en volver a un modelo de vida rural en tiempos donde la producción ha pasado a ser de gran escala y completamente industrializada . ¿Cuáles son sus motivos? ¿Cómo llevan a cabo su actividad? ¿Qué les aporta este modelo de consumo? En Variación XXI, hemos querido acercarnos un poco más a este estilo de vida.

Los Huertos Urbanos en grandes urbes, el ejemplo de Madrid

En Madrid encontramos un gran auge del número de Huertos Urbanos tanto en la ciudad como en la Comunidad. Se organizan por medio de asociaciones como puede ser la Red de Huertos Urbanos de Madrid o  Huertos MonteMadrid. Los objetivos principales de este tipo de redes son los, según aclaran en su página web, de “avanzar hacia un modelo de ciudad más amable que se interese por temas como la educación ambiental, la soberanía alimentaria, los canales cortes de distribución de productos, los grupos de consumo, la movilidad sostenible, el agrocompostaje, etc”. Organizan, del mismo modo, distintos talleres, facilitan información de compra y venta de materiales. En definitiva, funcionan como una red de apoyo para dar a conocer su actividad a un público externo y facilitar el desarrollo de este nuevo tipo de cultivo.

Todo este tipo de actividad necesita un apoyo logístico y legislativo por parte de las autoridades. Los ‘agricultores urbanos’ llevan ya tiempo luchando por políticas que favorezcan y agilicen los trámites para establecerse como huerto urbano. El Ayuntamiento de Madrid comenzó, en 2014 bajo mandato de Ana Botella, a ceder parcelas sin utilizar para poder establecer este tipo de plantación. De esta forma, empezaron a aparecer un gran número de huertos urbanos en zonas de Madrid como Barajas, Centro, Moncloa-Aravaca, Retiro, Tetuán, Vicálvaro, Villaverde, La Latina, Vallecas, Fuencarral y Hortaleza.

HuertAula Comunitaria de Agroecología Cantarranas; el espacio verde de la UCM

De todos los Huertos Urbanos en Madrid, hay uno que a Variación XXI le resulta especialmente cercano. Hablamos del HuertAula Comunitaria de Agroecología Cantarranas, un espacio situado detrás de la Facultad de Ciencias de la Información que, desde 2007, funciona como Proyecto de Innovación Educativa de la Universidad Complutense de Madrid. En el Huerto de Cantarranas se busca crear un recurso de aprendizaje para todos los integrantes de la Universidad -alumnos, PDI y PAS- a la vez que crear un espacio alejado del bullicio de la Universidad para tener una conexión distinta con la naturaleza.

This slideshow requires JavaScript.

Según palabras de uno de sus fundadores, Jon, “introducir la Huerta en la Universidad Complutense fue una manera de darle relevancia a algo que se había quedado fuera del plano académico: la producción campesina”. Tras conseguir que les cedieran el espacio, fueron, poco a poco, construyendo las primeras instalaciones que necesitaban, preparando el terreno, construyendo un invernadero y pensando en las utilidades que podría tener. “La Huerta, aparte de su utilidad como recurso educativo, también tiene un función social. Son varias las asociaciones de inclusión social y de rehabilitación laboral que han estado ayudando en su desarrollo y crecimiento. Aparte, también implicamos a estudiantes de Terapia Ocupacional, Trabajo Social y Psicología en la planificación e implementación de actividades y programas”

Y, ¿cómo consigue una Huerta de estas características financiarse económicamente y poder seguir desarrollándose? La Huerta de Cantarranas cuenta, principalmente, “con financiación de la Universidad en el espacio y agua, y colaboración con actividades temáticas como la Semana de la Ciencia”. Destacan la importancia de la colaboración para que el proyecto salga adelante, “algo que resulta difícil para los universitarios”. Por eso, animan a todo aquel que quiera a acercarse por su espacio las tardes de los Viernes, cuando se organizan talleres de sostenibilidad, autogestión o alimentación, entre otros.

Los motivos e inquietudes de este nuevo tipo de cultivo

Los Huertos Urbanos surgen de la recuperación de una filosofía de vida que siempre ha estado presente: la vida rural y el acercamiento a la naturaleza. Aunque parezca irónico, cuanto más se desarrolló la humanidad, más se han apreciado las carencias que trae consigo el frenético ritmo de las grandes ciudades y de la sociedad actual. El acercamiento a la huerta en la ciudad propone un nuevo tipo de ocio mucho más barato y ecológico que, aparte, permite acercarse a otro tipo de realidades como la preocupación por el medio ambiente, la alimentación saludable o la inclusión social. Una nueva forma de consumo que actúa como oposición del capitalismo actual.

Surgen muchos interrogantes, muchos sin respuesta clara. ¿Se puede abastecer a la población de una ciudad con un cultivo ecológico? ¿Dónde marcamos el límite de la sostenibilidad? ¿Hasta qué momento tiene que dejar de intervenir el humano para ceder espacio a los avances científicos? En Cantarranas, y en otras huertas de la ciudad de la Madrid, se hacen también estas preguntas día tras día. Por ahora, simplemente se conforman con “meter las manos en la tierra” y abrazar un nuevo modelo que les acerque a una realidad cada vez más olvidada: el campo.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *