Pages Navigation Menu

periodismo de calidad en internet

Cuando ir a dormir se convierte en pesadilla

«¡Qué sueño tengo!» Está frase acompañada de un bostezo, está en boca de todos varias veces al día. Esto puede ser provocado por varios motivos: hemos tenido una mala noche, tenemos una época de estrés o compartimos pared con unos vecinos ruidosos. Pero cuando esto se convierte a formar parte de nuestra vida podemos estar delante de un trastorno del sueño, al cual no le hemos puesto remedio. Por ello, cuando nos acompaña la somnolencia diurna, la ansiedad, fatiga o pérdidas de memoria debemos ponerlo en conocimiento de nuestro médico de atención primaria para que nos ayude a orientarnos y buscar una solución. Los trastornos más comunes son insomnio, hipersomnia, narcolepsia , apnea del sueño, síndrome de las piernas inquietas o terrores nocturnos.

Su diagnóstico tiene lugar en las unidades del sueño. Son lugares destinados a su estudio mediante la polisomnografía. Su estudio nos puede asustar ya que nos veremos rodeados de cables y pegatinas por todo el cuerpo, pero es un estudio que no duele y sólo consiste en dormir. Ahora suena mejor ¿verdad?

Paula Barrio, Cristina Figueras, Julia Martínez, Daniel Molina.

Aparatología para diagnosticar trastornos del sueño/ Variaciónxxi

Dormir mejor para una vida mejor

Desde que nacemos, pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo según las recomendaciones de los especialistas. Pero ¿qué es el sueño?

Según el Instituto de Investigaciones del Sueño, es una parte integral de la vida cotidiana de las personas, una necesidad básica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento.

Sin embargo, no todo el mundo logra descansar adecuadamente y esto se debe a los diferentes trastornos del sueño. Éstos incluyen dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos inapropiados, dormir demasiado y tener conductas anormales en el sueño.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que el porcentaje de gente que sufre en algún momento de su vida dificultades para conciliar o mantener el sueño, oscila entre el 20 y el 40% de la población.

Cuando las piernas no paran ni de noche

Según la información recogida en el documento realizado por la Sociedad Española de Sueño y de Neurología, el Síndrome de Piernas Inquietas es un trastorno sensitivo y motor que se define por la necesidad de mover las piernas. Sus síntomas aparecen y se agravan cuando se está en reposo y desparecen con el movimiento o estiramiento de las  piernas.

Existen factores que determinan en gran parte la aparición del Síndrome de Piernas Inquietas. Entre ellos cabe destacar que existen los antecedentes familiares con dicho diagnóstico

Los signos y síntomas principales son: la necesidad imperiosa de mover las piernas, el inicio de los síntomas cuando se está en reposo, el alivio con el movimiento y el agravamiento de los síntomas cuando se acerca la noche.

 En la actualidad el Síndrome de Piernas Inquietas no tiene cura. Según dicen no saben exactamente por qué se produce, de dónde viene, cuál es el problema… aunque apuntan a tres posibilidades: la falta de hierro en el cerebro, la falta de fluidez en el riego sanguíneo y problemas en el sistema nervioso central”, según declara a Variación XXI Miguel, hombre de 55 años, víctima de este trastorno desde hace 17. Lo que sí que encontraremos serán algunos tratamientos que pueden ayudar a que estos trastornos sean más llevaderos.

Afecta a un 5% de la población, siendo las personas mayores más propensas a sufrirlo. La Sociedad Española de Neurología estima que el 90% de los pacientes con el Síndrome de Piernas Inquietas no están diagnosticados.

«Al principio pensé que era una persona muy nerviosa, estos nervios eran los que hacían que se me movieran las piernas por la noche. No tuve la certeza de lo que podía ser, ni de que haya estado enfermo hasta que me haya diagnosticado» explica Miguel Gómez CarmonaSin embargo, al final de la entrevista vemos en su cara una sonrisa mientras nos dice que es feliz y que a pesar de todo, a día de hoy puede sonreír.

¿Apnea o ronquido?

Según un estudio llevado a cabo por la Asociación Española del Sueño el 86% de la población de nuestro país desconoce qué es la apnea del sueño. El “NationalHeart, Lung and BloodInstitute” la define como: un trastorno común en el que la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Paula Barrio, Cristina Figueras, Julia Martínez, Daniel Molina.

Una noche en la unidad del sueño/Variaciónxxi

«Puede haber tres tipos pero las dos más importantes son: la obstructiva, que ocurre porque tienes algún cuerpo extraño que te disminuye el flujo por donde pasa el aire y al final suele tener un ronquido característico y la apnea central que ocurre cuando la orden del cerebro se deja de emitir y dejas de respirar ».

Se debe tratar porque puede causar patologías como hipertensión arterial, arritmias, de memoria, derrames, infartos, diabetes … o desencadenar en otra patología del sueño como es la narcolepsia.

Entre las medidas más comunes para evitar este problema se encuentra tener hábitos saludables como bajar de peso, dejar de fumar, evitar el alcohol…pero si la apnea persiste hay un  tratamiento de elección para los casos más severos.  Ésta es la mascarilla CPAP que consiste en una mascarilla nasal  que se utiliza por las noches siempre que se va a dormir. Esta máquina es un compresor de aire que emite una corriente de aire que se respira y que evita que la vía aérea se colapse, permitiendo respirar con normalidad toda la noche.

En algunas ocasiones para detectar si sufres apnea del sueño se llevará a cabo un estudio del sueño. Nuria Navarro  nos enseña y explica el monitor que registra las ondas del sueño del paciente.

Al igual que el Síndrome de Piernas Inquietas, la Sociedad Española de Neurología estima que el 90% de estos pacientes aún no están diagnosticados.

Ataques de sueño

Según la Asociación Española de Narcolepsia, es un trastorno crónico que provoca ataques repentinos e incontrolables de sueño. Afecta a 25,000 personas en España, aunque solo un 0,5% de la población la tiene diagnosticada.

Como ocurre con el Síndrome de Piernas Inquietas, uno de los factores influyentes para que exista este trastorno es la herencia, ya que entre el 8 y el 12% de las personas que lo padecen tengan un familiar cercano con esta enfermedad. Cabe destacar que no solo es una enfermedad genética sino también de tipo inmunológico.

Según nos cuenta el presidente de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias, Enrique López García, «uno de los síntomas para detectar la narcolepsia son los abscesos de sueño diurnos, incontrolables, que se manifiestan en cualquier momento».

Hay otros síntomas que nos ayudan a detectar la narcolepsia como pueden ser las cataplejías, las alucinaciones y la parálisis del sueño.

La narcolepsia está considerada como la más grave de las hipersomnias. López García nos explica por qué: «puede que sea porque no tiene cura, porque se ha manifestado en cualquier momento y porque no ha logrado obtener un medicamento que controle los síntomas».

Asociación española de narcolepsia/Variaciónxxi

Asociación española de narcolepsia/Variaciónxxi

Hablamos con Milagros Merino Andreu, coordinadora de la unidad de trastornos neurológicos del sueño, del hospital universitario La Paz de Madrid. En una entrevista mantenida con ella, nos ayuda a entender mejor esta enfermedad. Nos explica porqué la narcolepsia en el grupo de hipersomnias más grave: «Es una hipersomnia central (a diferencia de otras hipersomnias secundarias provocadas por enfermedades neurológicas, metabólicas, infecciosas, etc. o por lo más frecuente, que es la falta de sueño). La narcolepsia es la más grave porque es crónica y limita la realización de algunas actividades, aunque depende de la severidad de la enfermedad, muy leve en algunos pacientes (llevan una vida estrictamente normal con siestas programadas o un poco de cafeína) o con limitaciones para conducir o realizar actividades que requieren una atención permanente».

La somnolencia afecta de manera directa en el día a día de las personas, por lo que debemos contribuir en paliar sus efectos. Según la Dra. Merino «La somnolencia es el síntoma más invalidante porque afecta a la vida social, laboral y escolar. Hay que concienciar a los compañeros de trabajo, a los jefes y a los profesores para que permitan poder dormir una o dos siestas breves que ayuden a recuperarse. Los episodios de cataplexia no deben interpretarse como un acto de simulación ni son provocados por ansiedad, sino que constituyen uno de los síntomas cardinales de la enfermedad. Muchas veces a los pacientes se les impide realizar algunas actividades, pero existe una prueba que confirma el grado de limitación de la enfermedad y, si el resultado es normal, podría conducir un automóvil, por ejemplo. Sin embargo, en mujeres hay que insistir que la medicación de la narcolepsia reduce la eficacia de los anticonceptivos orales y estas pacientes deberían suspender el tratamiento durante el embarazo y la lactancia.»  Apunta.

AEN promueve y defiende la integración personal, familiar, social, laboral, económica, y sanitaria de las personas con trastornos del sueño/Variaciónxxi

AEN promueve y defiende la integración personal, familiar, social, laboral, económica, y sanitaria de las personas con trastornos del sueño/Variaciónxxi

Aún no existe cura para la narcolepsia, pero sí hay tratamientos que ayudan a controlar los síntomas, aunque estos varían en función del individuo y de la gravedad del trastorno. Algunos de los más utilizados son los antidepresivos, los estimulantes y los hipnóticos, pero ninguno de ellos consigue mantener al paciente en un estado aceptable.

Plantarle cara al insomnio

Antes de recurrir a fármacos inductores del sueño, los especialistas recomiendan seguir unas pautas higiénicas para conciliar el sueño.

Ve a la cama a la misma hora, mantén una temperatura adecuada en el dormitorio, haz ejercicio moderado, cena un par de horas antes de ir a dormir, evitar la cafeína u otros excitantes son algunos de los consejos básicos para conseguir un buen descanso nocturno.

«¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:

que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son
». 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *